Academia


Mexicana avanza en el desarrollo de la bioimpresión de órganos

El grupo de investigación de Grissel Trujillo emplea novedosas técnicas para mantener vivo el tejido. Es una de las ganadoras de la beca L’Oréal-Conacyt-AMC 2019

Mexicana avanza en el desarrollo de la bioimpresión de órganos | La Crónica de Hoy

Investigadores del Tec de Monterrey desarrollan nuevos procesos para obtener órganos mediante impresión 3D. Su investigación consiste en usar impresoras 3D similares a las que emplean plásticos, pero en vez de ello imprimen células vivas y biomateriales que generan tejidos. 

La investigación es encabezada por Grissel Trujillo, por cuyo trabajo fue elegida como una de las ganadoras de la Beca para Mujeres en la Ciencia L’Oreal-Conacyt-AMC 2019, la cual reconoce a científicas jóvenes.

Actualmente ya se imprimen con cierto nivel de éxito órganos huecos como vejiga o uretra, explica en entrevista, sin embargo, obtener organismos más complejos es un reto mayor, porque los órganos deben mantenerse vivos. “Una estrategia para lograrlo es vascularizarlo mediante vasos sanguíneos artificiales que transporten nutrientes”. 

La solución es costosa y lleva mucho tiempo, por lo que su propuesta es emplear algo llamado flujos caóticos para generar finas y complejas microestructuras formadas por células embebidas en hidrogeles. Las células e hidrogeles se alimentan hasta que maduran y forman pequeños tejidos similares a los humanos; la estructura lograda por los flujos caóticos es importante para que el tejido sea funcional. 

“Los flujos caóticos no tienen que ver con desorden, sino con modelos matemáticos y ocurren en un régimen laminar por lo que son capaces de generar estructuras similares a tejidos de manera eficiente. Esto permitirá reducir en la obtención de órganos con bioimpresión, por lo que tienen un enorme potencial para resolver dos de los grandes retos de esta tecnología: obtener una  microestructura muy fina, similar a tejidos naturales, y una vasculatura eficiente”. La investigación fue publicada en 2018 en la revista Materials Horizons.

En el largo plazo, refiere la científica, este tipo de tecnología permitirá además realizar ensayos clínicos de regeneración, así como probar fármacos, o usarse servir como modelos de tejido biológicos para terapias personalizadas.

Con el monto de la beca L’Oréal-Conacyt-AMC 2019, la científica y su grupo de investigación podrán adquirir equipo para la bioimpresora para controlar su temperatura, lo cual ahorra tiempo experimental. Adicionalmente, podrán adquirir medios de cultivo y consumibles con cultivos celular que son caros. “La beca nos da oxígeno”.

TRABAJO EN EQUIPO. Grissel Trujillo desarrolla una investigación para mejorar uno de los diversos procesos para mantener vivo un órgano artificial. La científica del Tec inició su investigación para ayudar a resolver el déficit de cientos de miles de órganos en el mundo. Sin embargo, también tiene una historia personal que la ha motivado a seguir esta línea de investigación. “Perdí un riñón, pero afortunadamente puedo vivir con uno, a diferencia de muchas personas que no corren con la misma suerte”.

La científica enfrenta muchos retos con estos avances, sin embargo, “me gusta y divierte, lo que incluye la formación de nuevos científicos”. Su grupo de investigación, añade, es diverso y está compuesto por chicos jóvenes de todos los grados y de varias disciplinas, además de que hay un equilibrio de género. 

“Soy afortunada de trabajar con este equipo. El mundo se cambia en equipo y mientras más diverso sea, más puntos de vista analizarán un problema desde varios ángulos. Esperamos que nuestra contribución impacte al país para así lograr un país más equitativo y más avanzado, algo que no nos tocará ver en su esplendor, pero sí podemos generar la masa crítica que lo logre en la próxima generación”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -