Opinión


México contra el odio racial

México contra el odio racial | La Crónica de Hoy

A mediados de agosto, la Comisión Permanente del Congreso avaló, por unanimidad, el nombramiento del embajador Juan José Bremer de Martino como representante permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Desde ese momento Bremer tenía clara la necesidad, impostergable, de apoyar a esta instancia internacional en un momento crítico en que la corriente general camina hacia la intolerancia y el rechazo al diálogo intercultural.

Bremer insistió en que el fortalecimiento de la Unesco, que ahora está bajo amenaza, debe ser apoyado por México de forma contundente. Lo necesitamos, dijo el embajador, por el interés propio de lo que estamos viviendo con Estados Unidos y también conforme al interés que México siempre ha tenido en el porvenir de la paz. Pues bien, Bremer, que es un diplomático experimentado, pasó de las palabras a los hechos y en el marco de los trabajos de la 207ª reunión del Consejo Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (­Unesco), que sesionó en París, Francia, se adoptó por unanimidad transmitir la iniciativa mexicana titulada “Eliminación de la discriminación racial, la incitación al odio racial y los crímenes de odio racial en el mundo” a la 40ª sesión de la Conferencia General de la Unesco que se realizará en esa ciudad del 12 al 27 de noviembre de 2019.  

La información difundida por la Cancillería es que esta resolución es parte de la estrategia del Estado Mexicano para poner un freno a los actos de violencia cometidos sobre la base de la discriminación racial y los discursos de odio que llegan a constituir crímenes de odio racial, como los cometidos el 3 de agosto pasado en El Paso, Texas, ataque dirigido especialmente en contra de mexicanos. Se inscribe en el espíritu de la Estrategia y el Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre el Discurso de Odio, presentados por el secretario general de Naciones Unidas el 18 de junio de 2019.

La postura mexicana es que la discriminación racial, la incitación al odio racial y los crímenes de odio racial violan las normas y principios internacionales de derechos humanos, socavan la cohesión social, erosionan los valores compartidos, incitan a la violencia, afectan la estabilidad social y ponen en riesgo la paz, el desarrollo sostenible y el régimen de derechos humanos.

¿Cómo lograr lo anterior? El Gobierno de México considera que la Unesco es una de las organizaciones mejor posicionadas para promover el espíritu de coexistencia y el diálogo entre culturas y civilizaciones, ya que tiene el mandato y la capacidad para impulsar la construcción de la paz desde la humanización. Al fomentar el uso de la educación como herramienta preventiva para crear conciencia y generar un sentimiento, propósito y bien comunes, se erigen los baluartes de la paz en la mente de las mujeres y los hombres. 

La propuesta invita a los más de 190 Estados Miembro de la Unesco a rechazar todo acto de discriminación racial, de incitación al odio racial y los crímenes de odio racial, desarticulándolos por todos los medios legales, en particular, desmantelando sus redes de operación. También pide a la Unesco redoblar esfuerzos para intensificar el diálogo entre culturas y civilizaciones y contribuir sustancialmente a la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia. México continuará impulsando iniciativas multilaterales que contribuyan a la erradicación del racismo, el discurso de odio y para  ello  cuenta  con la  habilidad y conocimiento de los organismos internacionales de Bremer.

 

 

Jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -