Opinión


México y la UNESCO, a la defensa de las lenguas indígenas

México y la UNESCO, a la defensa de las lenguas indígenas | La Crónica de Hoy

En estos días se llevó a cabo la presentación de la “Declaración de Los Pinos (Chapoltepek) –  Construyendo un Decenio para las Lenguas Indígenas”, adoptada por la UNESCO con la participación de las autoridades culturales y de la Cancillería de nuestro país. Con esta Declaración se da un significativo paso adelante en la concreción y la maduración de lo que será el programa de defensa de las lenguas indígenas convocado por las Naciones Unidas: el Decenio de las Lenguas Indígenas (2022-2032). 

Nuestro país ha jugado un papel determinante a lo largo de este proceso, que constituye una de las tareas más importantes que corresponden a la UNESCO en su defensa de los derechos culturales amenazados, en este caso los de los pueblos indígenas. 

Alrededor del mundo se hablan cerca de 7 mil lenguas, sin embargo, cada dos semanas desaparece una de ellas. De continuar así, 90% de esas lenguas podrían extinguirse al final de este siglo. 

La Declaración se rige bajo principios fundamentales que inspirarán el futuro Plan de Acción Mundial de los próximos diez años de los cuales destaco: la centralidad de los pueblos indígenas bajo el lema “Nada para nosotros sin nosotros”, que excluye el paternalismo como forma de proponer soluciones para abordar la problemática de los pueblos indígenas, adicionalmente destaca la relevancia de emprender acciones conjuntas con el sistema de las Naciones Unidas y la concretización de sinergias con otras instituciones para fomentar el desarrollo y el empoderamiento de dichos pueblos. 

El rol de la UNESCO será crucial para la implementación del Plan de Acción Mundial, pues tendrá la responsabilidad de supervisar e instaurar acciones a favor de las comunidades indígenas a través de la colaboración con los países involucrados en este tema, promoviendo la cooperación en los planos local, nacional, regional e internacional.

Asimismo, se reconoce la importancia de las lenguas indígenas para la cohesión y la inclusión social, la salud, la educación y la justicia. Además, se hará un especial énfasis en promover políticas y prácticas educativas bilingües, multilingües, interculturales y de alfabetización en diversas lenguas indígenas, al tiempo de resaltar el rol tan importante que desempeñan los docentes mediante su enseñanza y difusión.

De la misma manera, se buscará ahondar en los vínculos de las comunidades indígenas con el medio ambiente y la biodiversidad, y se contempla recurrir a las tecnologías digitales y a los medios de comunicación regionales para atender al mismo tiempo los problemas de empleo, el empoderamiento de la mujer y el desarrollo de la pequeña empresa indígena. 

En los próximos diez años, la influencia de México en el multilateralismo se nutrirá de un objetivo social prioritario e inaplazable, y con ello fortalecerá de manera contundente sus relaciones con la UNESCO, una institución con la que nuestro país ha estado cerca en los mejores momentos. 

Hoy nuestro país esta asociado más que nunca, a nivel internacional, a la preservación de la diversidad lingüística y la protección de los derechos indígenas. Con esta Declaración, México se convierte en actor fundamental para el cumplimiento de las normas internacionales que buscan destacar la prioridad que debe concederse a los pueblos indígenas. 

El lenguaje a través de la historia, nos ha permitido dar nombre a nuestros sentimientos, a los objetos que nos acompañan en la cotidianidad y a la forma tan particular de dejar un legado a nuestros descendientes. Retomando las palabras de Miguel León-Portilla, quien fuera el estudioso del pensamiento indígena, y también Embajador de México ante la UNESCO: “cuando muere una lengua… la humanidad se empobrece”.

* Representante Permanente de la Delegación de México ante la UNESCO

Comentarios:

Destacado:

+ -