Nacional


Movimiento Ciudadano, un gran bastión y la disyuntiva Chertorivski-García

Movimiento Ciudadano declinó las alianzas e irá solo a las urnas. A pesar de ser un mismo partido, la convivencia entre política bronca y una apuesta por la inteligencia se ha hecho evidente a su interior

Movimiento Ciudadano, un gran bastión y la disyuntiva Chertorivski-García | La Crónica de Hoy

Movimiento Ciudadano terminó por desechar una unión con los demás partidos de oposición para enfrentar a Morena en las elecciones del 6 de junio. Tiene un gran bastión en Jalisco y en el gobernador de esa entidad, Enrique Alfaro, a su gran figura nacional. Pero en el arranque de campaña también se ha hecho evidente que habrá dos apuestas radicalmente diferentes conviviendo en ese partido.

Por un lado, la incorporación de Salomón Chertorivski y su mando en la zona centro del país es una apuesta a la política seria y a la construcción de una alternativa inteligente, dirigida especialmente a población joven. El arranque de campaña lo dejó claro al enfocarse a ese segmento de votantes que podría estar buscando alternativas después de votar por el sexagenario Andrés Manuel López Obrador.

Chertorivski es un economista formado en círculos tecnocráticos, pero abandonó las tesis neoliberales al realizar recorridos en el país como funcionario de salud y conocer la pobreza ruda de la gran mayoría de los mexicanos.  

El antípoda de Chertorivski al interior de Movimiento Ciudadano es Samuel Alejandro García Sepúlveda, el candidato al gobierno de Nuevo León. Él es aún más joven, con sólo 33 años de edad, apuesta abiertamente por escándalos en redes sociales. Mientras a un panista como Ricardo Anaya se lo comen por no saber hablar de caguamas cerveceras, García Sepúlveda vive con todo gusto en ese mundo; a sus primeros resbalones involuntarios en redes (pensar que la pasaba muy mal porque su padre lo obligaba a ir al campo de Golf o no le pagaba la quincena), respondió levantando polémicas deliberadamente al hablar de políticos “prietitos”, mostrarse como socialités con su pareja (“fosfo, fosfo”) o burlarse de “suelditos” de 50 mil pesos.  

García Sepúlveda, apostando por el “que de mi hablan, aunque hablen mal”, comenzó a pintar en encuestas realizadas en los últimos días. El bronco naranja, logrará un caudal de votos significativo. Los días que vienen dirán que tan buena fue la apuesta del partido naranja por este candidato.

Así, entre Chertorivski y García Sepúlveda, MC dio cabida a dos visiones radicalmente diferentes del mundo y de la política.

Al ser consultado sobre esta asimetría de personajes al interior de Movimiento Ciudadano, un cercanisísimo de Chertorivski refirió simplemente: pues es que después del 6 de junio se elegirá entre esas opciones, en un asunto interno de un partido y donde los votos logrados por cada quien habrán de definir mucho.

 

Y EL GRAN BASTIÓN, JALISCO

En tanto, Movimiento Ciudadano buscó en Jesús Pablo Lemus Navarro, candidato de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Guadalajara, un perfil con suficiente popularidad para derrotar nada menos que a Carlos Lomelí, el otrora superpoderoso representante de AMLO en tierras jalicienses.

El candidato original era el actual alcalde, Ismael del Toro Castro, quien de última hora declinó a buscar la reelección en lo que todo indica fue un acuerdo en el que Del Toro terminó por reconocer que la elección de Guadalajara debía ganarse y que la mejor carta era Lemus, de quien ya se rumoraba que podía abandonar MC.

Lemus tuvo un paso por la conducción de un noticiario radiofónico que le dio mayor experiencia para el dominio de la comunicación con la gente. Extrovertido, de hablar directo, de buena presencia en redes sociales, Lemus marcó diferencia en su gestión como alcalde en Zapopan. En la disyuntivo emecista, Lemus encaja claramente en la política moderna. Paradójicamente, el mundo bravo y que pasa límites morales estará enfrente, con la camisa de Morena.

Promotores de Morena señalan en corto que Lemus será un candidato de mayor peligro para el candidato Carlos Lomelí Bolaños, quien tiene 61 años de edad, es empresario y tiende a hacer una política muchísimo más tradicional, de redes de ciudadanos agradecidos con apoyos directos.

Según los sondeos que se han difundido en forma previa al arranque de las campañas proselitistas, la competencia en la elección para la presidencia municipal de Guadalajara, sin duda, será entre Pablo Lemus (MC) y Carlos Lomelí (Morena).  

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -