Nacional


Noelia, robot que simula partos

Antes, los médicos aprendíamos allá en la vida real, en el quirófano, en donde quizá no era el ambiente más idóneo, en donde los errores costaban vidas, “hoy Noelia nos ayuda a evitar fallas y aprender sin temor”, dice a Crónica el doctor García Benavides

Noelia, robot que simula partos | La Crónica de Hoy

Vigilancia. La programación de Noelia permite a través de un brazalete identificar el medicamento que el practicante le inyecta.

Atender un parto con la posibilidad de enfrentar diversas complicaciones como puede ser que el bebé venga mal acomodado en el vientre materno, poder controlar un caso de preeclampsia, tener la práctica para poder evitar una hemorragia obstétrica, o incluso aprender a manejar los fórceps de manera diestra y profesional, son posibilidades que brinda Noelia, a los médicos residentes  y especialistas del Instituto Nacional de Perinatología (INPer) “Isidro Espinosa de los Reyes”. 

Hay que tener mucho temple para controlar los nervios ante los gritos desesperados de una mujer parturienta, se deben tener en control las emociones y vencer el temor para no equivocarse, saber perfectamente qué hacer, suministrar el medicamento adecuado y además de todo esto, recordar el nombre del equipo de trabajo, sobre todo de la enfermera, quien facilita el material quirúrgico que el médico requiere.

Ante estos escenarios, el mayor reto para el médico es desarrollar las competencias necesarias para atender en forma profesional a la paciente en labor de parto y para lograrlo, no hay nada como la práctica, para lo cual, cuentan con la disposición de Noelia, que a lo largo de cinco años, ha permitido que alrededor de cinco mil médicos residentes del INPer, así como de otras instituciones practiquen con ella y con sus bebés.

Se trata de un simulador, con voz, sus dos pulmones, se escucha su respiración y su frecuencia cardiaca, parpadeo de ojos, un vientre removible en donde se acomoda al bebé el cual tiene un motor en el vientre y se conecta con su bebé en la base del sacro y con otro, la conexión está en la cabeza “lo cual permite recrear un trabajo de parto encefálico con distrofia de hombros hasta que podamos recrear un parto pélvico, se le pueden colocar fórceps y también puede simular una hemorragia obstétrica”, detalla en entrevista con Crónica, Norma Lidia Sandoval Osuna, jefa de Departamento de Fomento y Herramientas Educativas del INPer.

La programación de Noelia, permite además, a través de un brazalete en la muñeca derecha identificar el medicamento que el practicante le inyecta, pero si no es que necesita la “paciente” reacciona con un enorme abanico de posibilidades, mismas que el médico debe estar preparado para saber cómo actuar.

En la sala de práctica, los doctores Norma Lidia Sandoval, y el doctor Juan Luis García Benavides, subdirector de la Central de Simulación del Instituto Nacional de Perinatología (CESINPer), ya tienen el historial de la paciente así como si tiene alergias, a cuáles, si es diabética, asmática, hipertensa. Se presentan e indican a la paciente que la asistirán en su parto, y paso a paso le van indicando qué debe hacer ella o qué van a hacer los doctores, como ocurre en la vida real.

NOELIA, RESPIRA, TOSE, Y HASTA GRITA. Al otro lado de la habitación, Antonio Badillo pedagogo del área, es quien controla los sonidos y expresiones de Noelia a través de una Tablet, en diferentes escenarios, explica: “si sólo se necesita sacar al bebé, atender una hemorragia, la reacción a los medicamentos, se puede observar qué medicamento le está poniendo el practicante y si la reacción fue buena o no. También toma el tiempo en el que se tiene que dar la expulsión del bebé”. 

Algunas de las frases programadas en Noelia, son “necesito ir al baño”, “me duele el estómago”, así como confusión “no recuerdo”, “qué pasó”, “siento dolor”, “ay me duele mucho”, e incluso un fuerte grito cuando ya está en pleno parto, “esto es con la finalidad de que los participantes se sientan en un escenario apegado lo más posible a una situación real”, o indicar en dónde le duele, “en el estómago, de lado izquierdo”, “de lado derecho” o “en el pecho”.

Además, hay monitores que permiten supervisar al feto y a la madre en su presión arterial, frecuencia cardíaca y se pueden hacer maniobras de exploración durante el embarazo. Noelia tiene un abdomen adicional, el cual tiene un orificio para realizar una cesárea, se hacen las incisiones de manera virtual hasta llegar al útero para extraer al producto y después suturarla. En la espalda se puede un bloqueo epidural. Noelia también puede ser intubada, e incluso, a través de unos parches metálicos colocados al costado izquierdo y en el corazón, puede recibir reanimación cardiaca.

El doctor Juan Luis García Benavides explica que Noelia llegó al INPer, en el 2015, en lo que ahora es la Central de Simulación del Instituto Nacional de perinatología (CENSINPer), con la enorme ventaja para los médicos que “aprenden de sus errores y nosotros también porque hay una retroalimentación lo cual favorece el aprendizaje, esto permite que el alumno se sienta apoyado cuando llega a ocurrir. Noelia ofrece la posibilidad de aprender de nuestros errores y poder practicar una y otra vez, hasta alcanzar el objetivo esperado”.

La sala de prácticas, agrega, es lo más parecido a la realidad para hacerlos sentirse en el ambiente real, “y no sólo los nuevo, sino que a veces los médicos que ya tienen alguna experiencia al tratar de adquirir nuevas competencias en diferentes áreas no sólo atención del parto, sino también hemorragia, y lo cierto es que se les impone el ambiente”, y de eso se trata para que ellos tengan las competencias necesarias y lo hagan bien allá afuera en donde ya no deben cometer errores, señala.

En este sentido, advierte que una herramienta fundamental, es el uso de los fórceps los cuales, confiesa “son una maravilla desde los tiempos de los egipcios, sí lo seguimos utilizando, porque favorecen mucho el trabajo de parto disminuyen las complicaciones de las cesáreas acumuladas, disminuye la posibilidad de hemorragia y muchos aspectos riesgosos que en un momento dado el ginecoobstetra es el único que puede manejarlos, por eso los seguimos utilizando,  muy bien y con muchas satisfacciones”

CONSTANTE CAPACITACIÓN. Con Noelia, no sólo trabajan médicos especialistas o residentes del INPer o de otras instituciones interesados en mejorar sus habilidades de atención quirúrgica, sino que también asisten enfermeras, pediatras, ginecólogos, a veces desempeñan funciones diferentes “después del escenario, se evalúa el proceder de cada quien a través de un instrumento que mide y evalúa los juicios de valor.

Una paciente con preeclampsia permanece conectada al monitor que verificar su presión arterial, en espera de que el prácticamente, le suministre el medicamento adecuado, la respuesta se reflejará en la reacción de la paciente, en el quirófano los escenarios pueden variar de un momento a otro, y el médico debe estar preparado para afrontar una situación por ejemplo como el riesgo de que la placenta pudiera desprenderse… “entonces se observan alteraciones en la frecuencia cardíaca fetal y en ese momento el escenario cambia completamente, pero el residente tendrá que decidir un tratamiento quirúrgico en ese momento porque hay un desprendimiento de placenta”, la ventaja, es que esta paciente, estará siempre disponible para que los pasantes se perfeccionen hasta llegar a la vida real, en donde en una sala de hospital, sean capaces de desempeñarse de manera lo más perfecta posible.

Antes, reconoce el doctor García Benavides, los médicos aprendíamos allá en la vida real, en el quirófano, en donde quizá no era el ambiente más idóneo, en donde los errores costaban vidas, “hoy Noelia nos ayuda a evitar errores y aprender sin temor”.

Comentarios:

Destacado:

+ -