Mundo


"Preppers", gente con plan de supervivencia para el "brexit"

Ni locos ni exagerados, los "preppers", como se conoce a los británicos que acumulan alimentos, agua o papel higiénico ante un posible "brexit" duro, se consideran gente sensata que solo aspira a mitigar el golpe de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Ni locos ni exagerados, los "preppers", como se conoce a los británicos que acumulan alimentos, agua o papel higiénico ante un posible "brexit" duro, se consideran gente sensata que solo aspira a mitigar el golpe de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Ubicados en ciudades y zonas rurales, los "preppers" o preparacionistas son una minoría creciente en este país, que intercambia información y consejos en las redes sociales para afrontar la eventual escasez o encarecimiento de productos básicos en caso de una ruptura abrupta.

Los supermercados británicos y cadenas de comida rápida como McDonald's y KFC han advertido de que, en ausencia de pacto, esperan problemas de suministro por retenciones en las fronteras y avisan de que no tienen capacidad para almacenar a largo plazo.

Una de las principales proveedoras de papel higiénico, la alemana Wepa, reveló que guarda 600 toneladas - 3,5 millones de rollos - para abastecer a los británicos, que dependen de estas importaciones.

Andrew Rawson, un funcionario que vive con su familia en el norte de Inglaterra, empezó a acumular existencias hace diez años, cuando, según cuenta a Efe, su aldea "quedó aislada por la nieve una semana" y temió por el bienestar de su esposa, perro y tres hijos.

Partidario de la UE, la preocupación por una salida brusca le llevó a plasmar su experiencia en el libro "Prepararse para el 'brexit': cómo sobrevivir a la escasez de alimentos", disponible en internet por 6,99 libras (8,2 euros o gratis en Kindle), del cual vende "unas cuarenta copias al día".

En él, plantea métodos de planificación y almacenamiento a corto, medio y largo plazo; sugerencias de productos indispensables, desde latas o legumbres a aceite de oliva, galletas, vino, agua potable o comida para mascotas, y consejos básicos, siendo el primero "no comprar presa del pánico".

En estos momentos, tiene en su despensa unos 30 kilos de pasta, 60 latas de tomate, 10 kilos de arroz y alimentos en conserva, así como salsas, especias, "mucho papel de váter" y dulces "para subir la moral" si hubiera una prolongada carestía, explica.

Tiene un sistema de almacenamiento por fecha de caducidad y limita lo que guarda en el congelador, "puesto que puede fallar si hay cortes eléctricos", no por el "brexit" sino a causa de lluvias o mal tiempo.

"Hacer preparativos no tiene pérdida: si al final no hay choque económico, lo vas gastando poco a poco o donas a bancos de comida", dice a Efe.

Otra británica que se prepara para lo peor es Jo Elgarf, ama de casa de 43 años que vive en el suroeste de Londres, a quien preocupa especialmente carecer de los medicamentos que necesita su hija Nora, de 5 años y que padece epilepsia.

"Tengo un miedo horrible, tengo que confiar en que el ministerio de Sanidad hará acopio de fármacos, pues mi niña podría morir en 24 horas sin ellos", declara a Efe.

Aunque no puede guardar medicamentos con receta, Elgarf desde hace meses cultiva su propia fruta y hortalizas y ha formado "una despensa como las que tenían nuestros abuelos", no porque crea que habrá una escasez total de alimentos sino "por si faltan los que nos gustan o necesitamos", señala.

Elgarf, proeuropea, es administradora del grupo de Facebook "48 % Preppers", estrictamente apolítico y con más de 10.000 miembros que comparten recomendaciones para encarar un eventual trastrueque de la economía.

Su consejo personal es "no ponerse nervioso y hacer reservas para unas cuantas semanas de los alimentos de consumo habitual -aunque es ya tarde para hacerlo gradualmente-", dice a Efe.

Para facilitar el aprovisionamiento, la empresa Emergency Food Storage, fundada en 2009 por James Blake y que abastece al sector público y agencias humanitarias de toda Europa, vende desde el pasado diciembre "cajas para el 'brexit", con suministros de emergencia para un mes.

Por un precio de entre 300 y 500 libras (352 a 590 euros, al cambio de hoy), los "preppers" pueden adquirir productos diseñados expresamente para situaciones extremas, que incluyen unos 50 platos principales liofilizados más otras tantas latas de ingredientes, un filtro de agua y un gel para poder hacer una hoguera.

"Es una buena idea prepararse no solo para el 'brexit' sino para cualquier emergencia, las catástrofes naturales son imprevistas y estos productos duran 25 años", afirma Blake.

Tras vender unas 600 de estas cajas en su lanzamiento, las ventas se han moderado "al anunciar el Gobierno planes de contingencia para las fronteras", pero han subido las de cajas con avituallamiento "a tres y seis meses vista, indica a Efe.

Estos preparacionistas británicos se diferencian de los más extremos supervivencialistas al estilo de los de Estados Unidos, de los que hay algunos en este país, que a veces difunden en las redes sociales técnicas de subsistencia, médicas y de defensa personal no solo para el "brexit", sino también frente al apocalipsis o una hecatombe nuclear.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -