Nacional


Prevención de cáncer prostático garantiza una mejor vida

En el marco del Día del Padre, la Secretaría de Salud lanza un llamado a que los varones de 40 a 45 años acudan a los servicios médicos a realizarse la prueba de antígeno prostático específico o la exploración rectal

Prevención de cáncer prostático garantiza una mejor vida  | La Crónica de Hoy

Foto Especial

Realizar de manera oportuna una prueba de antígenos prostático específico puede favorece la detección oportuna de este tipo de cáncer el cual es la neoplasia maligna que a nivel mundial registra una incidencia de 42.2 casos y 10.6 fallecimientos por cada 100 mil habitantes, con un total de un millón 414,259 nuevos registros el año pasado en el orbe. 

Este tumor se presenta cuando hay un crecimiento acelerado en el número de células malignas en los tejidos de la próstata, una glándula pequeña con forma de nuez situada debajo de la vejiga que envuelve el conducto uretral y produce el líquido seminal que nutre y transporta los espermatozoides. 

Esta prueba para la detección de cáncer de próstata en hombres a partir de los 45 años, o de los 40 años en aquellos casos en la que los varones tengan antecedentes familiares de este tipo de cáncer, permite detectar este padecimiento en etapas tempranas, lo cual se convierte en un pronóstico más favorable de vida, señaló Jorge Jaspersen Gastélum, jefe del Servicio de Urología del Hospital General de México. 

En el marco del Día del Padre, la Secretaría de Salud lanza un llamado a que los varones de 40 a 45 años acudan a los servicios médicos a realizarse la prueba de antígeno prostático específico o la exploración rectal, ya que con base en estos resultados, el especialista valora si hay necesidad de una biopsia transrectal de próstata guiada por ultrasonido para confirmar o descartar la presencia de cáncer y de ser necesario iniciar un plan terapéutico. 

Algunos de los síntomas que pueden dar la pauta de acudir a un médico especialista son cuando la glándula prostática ha tenido algún crecimiento y ocasiona dificultad para orinar, sensación de vaciamiento incompleto, chorro entrecortado, urgencia por orinar, aumento en la frecuencia y/o disminución del calibre del chorro urinario y en etapas avanzadas se puede registrar pérdida involuntaria de peso y/o dolor de huesos sobre todo en cadera, hombros o espalda. 

Las posibilidades de padecer este cáncer aumentan en hombres de raza negra, con antecedentes familiares o que viven con obesidad; es en estas personas en quienes la enfermedad es más agresiva y con más riesgo de que se vuelva a presentar en caso de estar controlada en un primer momento. 

El tratamiento depende de las condiciones generales de cada persona, comorbilidades, esperanza de vida y etapa de la enfermedad relacionada con la agresividad y nivel de avance. Incluye desde la vigilancia activa hasta terapias farmacológicas de privación hormonal, cirugía, prostatectomía radical o radioterapia. 

El especialista recomendó tener una alimentación balanceada con una gran cantidad de frutas y verduras, así como procurar mantener un peso adecuado en relación a la estatura de los individuos y acudir a revisión médica al menos cada año después de los 45 años, y a partir de los 40 cuando se tienen antecedentes familiares. 

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -