Cultura


Publican Maximilien Heller, la novela semilla del género negro

NOVEDAD. La edición de esta novela negra cuenta con un prólogo de Élmer Mendoza quien la califica como una obra maestra en donde nunca sabremos todo sobre el detective quien se dice filósofo, vive en una buhardilla con su gato y tiene un vecino acusado de morir en la guillotina por envenenar con arsénico a su millonario patrón.

Publican Maximilien Heller, la novela semilla del género negro | La Crónica de Hoy

La editorial Caronte edita esta obra de Henry Cauvain, escrita en 1871, es decir, 16 años antes que Estudio en escarlata, de Arthur Conan Doyle, dice Mauricio Montiel Figueras.

Maximilien Heller es una novela del género negro escrita en 1871 por el parisino Henry Cauvain, es decir, muchos años antes de que apareciera el padre de dicho género: Arthur Conan Doyle, creador del detective Sherlock Holmes en Estudio en escarlata (1887). Hoy, la historia de Cauvain es recuperada por una editorial independiente: Caronte.

El sello que dirigen Mauricio Montiel Figueiras, Alejandro Borrego y Héctor de Mauleón nació hace un año y las otras novedades que alistan son: la traducción al español de cuentos poco conocidos de Edgar Allan Poe, así como una obra de teatro inédita escrita por el mismo autor estadunidense, Vuelo nocturno, de Antoine de Saint-Exupéry; una crónica de Owen Chase y Herland, de Charlotte Perkins Gilman.

“Iniciamos Caronte con La ventana hundida, del mexicano Jesús Gardea, novela que apareció en 1992 y ahora lanzamos Maximilien Heller. Ésta es una novela aparecida en 1871 en Francia y que se adelanta a Sherlock Holmes porque se publica 16 años antes que Estudio en escarlata. No he podido encontrar si Conan Doyle conoció la obra de Cauvain pero al leerla existen muchos rasgos similares entre Holmes y el detective Heller”, comenta Mauricio Montiel.

La edición de esta novela negra cuenta con un prólogo de Élmer Mendoza quien califica Maximilien Heller como una obra maestra en donde nunca sabremos todo sobre el detective, quien se dice filósofo, vive en una buhardilla con su gato y tiene un vecino acusado de morir en la guillotina por envenenar con arsénico a su millonario patrón .

“El enigma viene en seguida: el forense no encuentra el arsénico en el cadáver de la víctima envenenada aunque un análisis alterno, realizado por el doctor Wickson, demuestra lo contrario”, escribió Élmer Mendoza.

POE, FEMINISMO Y MAR. Mauricio Montiel Figueiras señala que la editorial Caronte es un proyecto casero.

“Publicaremos pocos títulos y serán aquellos que rescatemos un poco de la penumbra en la que caen algunas voces literarias a lo largo de la historia editorial, que es inclemente porque semanas tras semanas las librerías se ven inundadas por una súper producción editorial en donde se pierden los libros”, indica.

Los libros de Caronte remiten al mito griego de la barca Caronte cruzando el río Aqueronte.

“Caronte es el barquero que lleva las armas de los difuntos de una orilla a otra del río, entonces nosotros queremos hacer el trayecto a la inversa: traer a los escritores muertos a la orilla de los vivos para que nuevas generaciones de lectores puedan disfrutar de nuevo esas voces que no han pasado del todo al olvido, ahí están, simple y sencillamente el mercado editorial las ha ido desplazando para el otro margen del río”, detalla.

A la pregunta de qué autores rescatarán, Montiel Figueiras explica que aquellos con más de 75 años de fallecidos.

“Es complicado lidiar con los derechos de autor, entonces estamos apelando a autores que ya han pasado a ser escritores del dominio público, esto es, autores con 75 años o más de haber fallecido”.

Uno de ellos es Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito y Caronte rescatará la novela Vuelo nocturno.

“Hemos hecho un primer mapeo de autores que nos interesan y queremos ver qué línea seguir. Nos estamos inclinando a la literatura de género, de fantasía, misterio y policiaca”, destaca.

La siguiente novedad será una antología a cargo de los mexicanos Raquel Castro y Alberto Chimal sobre Edgar Allan Poe.

“Hicimos la prueba en una junta, pedimos mencionar diez cuentos de Allan Poe y sí llegamos a los diez pero todos teníamos los mismos El gato negro, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, El corazón delator… nos dimos cuenta que hay un mundo de cuentos de Edgar Allan Poe que no son tan leídos y  cuando hablamos con Alberto y Raquel nos pareció interesante que ellos buscaran un hilo conductor”, comenta.

En ese momento también se dieron cuenta que Allan Poe no ha sido traducido por mexicanos, sólo existe la edición canónica de Julio Cortázar y varias ediciones españolas. Por ello, añade, el resultado fue la hechura de un libro con 12 relatos más la traducción de una obra de teatro inédita de Poe.

“Caronte obtuvo el apoyo Fonca, una beca del Programa de Apoyo a la Traducción, entonces estamos trabajando la traducción del hundimiento de un ballenero norteamericano en aguas sudamericanas durante la primera mitad del siglo XIX porque de ese hundimiento sobrevivieron dos marineros que escribieron crónicas y vamos a recuperar una (la de Owen Chase) porque ese hundimiento motivó a Herman Melville a escribir Movy Dick”, indica.

Otro título que preparan es la novela Herland, escrita en 1915 por una autora protofeminista de principios del siglo XX llamada Charlotte Perkins Gilman. La traducción está a cargo de Laura Emilia Pacheco.

Comentarios:

Destacado:

+ -