Opinión


¿Qué pasó en realidad?

¿Qué pasó en realidad? | La Crónica de Hoy

En esta época de pandemitis en que a los medios de comunicación sólo parece importarles informar, comentar, analizar o escribir exclusivamente sobre lo relacionado a la COVID-19, sucedió que prácticamente pasó desapercibido, al menos en México, un anuncio de la República Popular China que desde su Ministerio de Agricultura notificó que los perros domésticos dejaron de ser considerados ganado, y por lo tanto quedó prohibido su consumo humano y por obvia consecuencia las infames granjas para producir o procesar a estos animales de compañía para ese propósito.

 Allá no les importó eso de que “prohibir” les pueda provocar mercado negro… que seguramente lo habrá… pero bajo el conocimiento de que quienes lo practiquen no quedarán impunes. 

Dado lo anterior y esperando que se trate de una firmedeterminación, para empezar habrán de dar a conocer o-fi-cial-men-te la terminación del crudelísimo Festival de Yulin, símbolo de esta infamia programado para llevarse a cabo del 21 al 30 de este junio, y ojalá también y pronto decidan lo mismo con los gatos y con el comercio ilegal y consumo de la vejiga de totoaba, lo que tiene en jaque a nuestra escasísima vaquita marina que parece no importarle en absoluto al gobierno mexicano.

En otro asunto sobre el que sí y no… agradezco que no se levantara tanto polvo mediático como en otras ocasiones (sí porque la presión social protegería a la criatura involucrada y no por la injusta satanización de la raza y las dudas que se levantarían sobre las adopciones), es el de la muy lamentable muerte de la señora Celina Clemente García que pese al declive natural de sus 74 años y presentando doble discapacidad —motriz y auditiva— seguía sirviendo como “nana” a un muy mayorcito personaje de nombre Zvi Ziman Zychlinsky, “ciudadano mexicano de origen judío” que según se me informó, hacía 8 meses había tenido la bondadosa acción de adoptar a una joven y saludable perrita pitbuloide —de conformidad al certificado extendido por el MVZ Andrés González Dávila— a la que se acusa de haber causado la muerte a la anciana mujer con la que convivía en un departamento de la calle de Campeche, colonia Condesa-CDMX. El incidente se dio alrededor de las 19 horas del pasado 25 de mayo, cuando como seguramente habrá pasado en diversas fechas, la señora y la perrita estaban solas. O sea, sin nadie que pudiera atestiguar fielmente el hecho, salvo la vecindad cercana que habrá escuchado gritos o quizás los lamentos de la señora, procediendo a dar con ella y a solicitar los servicios de emergencia que todavía la encontraron con vida, aunque de­sangrándose. Al respecto…

Sin duda será en extremo difícil determinar culpables (aunque sí responsables) y menos aceptar sentencia de muerte a la presunta agresora, primero, porque los animales no tienen consciencia de sus actos. Simplemente reaccionan por naturaleza a las amenazas. Y, segundo, porque nunca se podrá acreditar qué o cómo es que se produjo una reacción sin miramiento alguno de nexo emocional que permitiera la sumisión de la perrita ante la fallecida, que desde inicio no la aceptó. 

Tengo en mi poder dos videos que muestran la insistencia de la señora en que la perrita no se quedara con ellos. Gestos, muecas, movimientos y voz lo dejan claramente acreditado, pero, también hay que tener un dedo de frente, ¡carambas!, para saber que en un hogar donde hay una persona con condiciones físicas tan desventajosas no era conveniente… ya no se diga meter un perrito… ¡vamos! ni siquiera uno de peluche, pero de todo esto, en-tién-da-se, la menos culpable es ANDRA, nombre original de la hoy MALKA, que ahora padece un encierro que sí la puede convertir en un ser potencialmente peligroso o como menos desconfiado, lo que a vistas no lo parecía. Sin embargo no está sola ni indefensa. Deben conocer tanto el MP a cargo del caso por parte de la FGJ como el o la juez que emitirán sentencia, que por un lado Mara Montero-Comité Pro Animal aceptó llevar su defensa, tratándose de quien tiene en su haber la más exitosa y amplia experiencia en casos de pitbulls y similares metidos en líos con la justicia, y que por el otro, lo más difícil está resuelto: encontrarle un hogar seguro y permanente que lo tiene desde ya con Javier Todd y su Rosario del alma, que de inmediato le abrieron su corazón. Hay más vertientes, pero por hoy, no más espacio. 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO