Cultura


Rafael López, un artista de Barack Obama

Entrevista. Una llamada del equipo del entonces precandidato presidencial donde le pedían usar su póster para atraer a la comunidad latina de EU. Se lanzó el póster hecho por Rafael López y el mexicano se unió. junto con otros seis creadores, al grupo que hoy se conoce como Artistas de Obama

Rafael López, un artista de Barack Obama | La Crónica de Hoy

Rafael López lleva 15 años ilustrando libros y próximamente lanzará dos títulos.

Una llamada de la oficina de Barack Obama le dio un giro a la carrera del ilustrador Rafael López (Ciudad de México, 1961), radicado en San Diego, Estados Unidos. La voz que salía del auricular le pedía integrarse a los Artistas de Obama e impulsar la campaña electoral de 2008 porque al entonces candidato demócrata le gustó un cartel con su rostro, que diseñó el mexicano.

“Todo mundo estaba apoyando a Hillary Clinton, pero cuando quedó Obama como el delantero del grupo demócrata, unos amigos y yo pensamos en que nadie conocía a Obama, sobre todo los latinos que en ese momento estaban apoyando a Clinton. Entonces hicimos un póster para decirle a la comunidad latina quién es Obama. Me encontré unas fotos en internet e hice la pintura”, recuerda.

Después, uno de sus amigos le ayudó a difundir la imagen en internet para que la gente pudiera descargarla. Otro hizo unas impresiones para repartirlas. Pasó una semana y el artista mexicano recibió una llamada, era de la oficina de Obama.

 “Me dijeron: estamos viendo en internet una imagen que hiciste y nos encantó. Nos gustaría usarla para atraer más a la comunidad latina. ¿Qué te parece? Nos encantaría hacerla oficial y sólo tienes que firmar los papeles, quitar un logotipo que has puesto porque pondremos el nuestro”, narra Rafael López.

La respuesta del artista fue un sí. Mandó la imagen, firmó el contrato y pidió que se cambiara una cláusula para que él también pudiera comercializar la ilustración.

“En la parte de abajo le había puesto Nuestra voz y ellos colocaron otra leyenda. Me dijeron que no había problema, que si yo le cambiaba esa frase de abajo también tenía el derecho de vender el cartel”, cuenta.

Al mes y medio, Barack Obama lanzó el póster hecho por Rafael López y así, el mexicano se unió junto con otros seis creadores al grupo que hoy se conoce como Artistas de Obama, quienes también diseñaron sus propios carteles para juntar fondos para la campaña presidencial.

“Me ayudó mucho a mi carrera porque a los cuatro años me volvieron a hablar para invitarme a hacer otro póster de Obama, ahora para la campaña de 2012”, recuerda.

LIBROS. Rafael López nació en la Ciudad de México y gracias a sus padres tuvo una formación artística. “Eran arquitectos de la década de los 60, amigos de escultores y pintores de la época, por ejemplo, de Felipe Ehrenberg con quien pasé un verano en Inglaterra”, comenta.

El papá de Rafael era del norte del país, por lo que dejaron la capital y se mudaron a Ciudad Juárez, Chihuahua.

“Hice la preparatoria y me fui a una universidad en Texas, pero el programa de arte estaba carente, entonces una persona que vio mi trabajo me sugirió estudiar en el Art Center College of Desing en California. Me mudé a Los Ángeles, terminé mi carrera en ilustración, regresé a México con mi portafolio, pero a principios de los años 80 no había mucho trabajo y decidí volver a Estados Unidos”, relata.

Rafael se dedicó al trabajo conceptual y para reconectar con la cultura mexicana incluyó en sus ilustraciones colores brillantes y texturas similares a las empleadas por Rufino Tamayo.

“Me llamaron por teléfono y me dijeron que mi trabajo era ideal para ilustrar cuentos para niños. Nunca había hecho libros, me negué, pero me insistieron una semana y así nació My name is Celia, publicación que narra la vida de Celia Cruz y que ganó los premios Pura Belpré Honor Illustration 2006 y Americas Award for Children  and Young Adult Literature 2004”, señala.

El artista lleva 15 años ilustrando libros y actualmente lanzará dos novedades: una colaboración con la autora cubana Margarita Engle sobre la vida de la pianista venezolana Teresa Carreño, quien ofreció un concierto al expresidente Lincoln en la Casa Blanca. El otro libro será una colaboración con un juez de la Suprema Corte de Justicia para hablar de las diferencias que todos tenemos.

MURALISTA. El artista mexicano realiza otra actividad: murales en espacios públicos. Inició esa labor en San Diego para unir a la comunidad.

“He ido a Seattle, Chicago, Colorado y Virginia. Es una experiencia increíble que se ha usado como extensión de actividades en las bibliotecas. Llevo el diseño, doy indicaciones de cómo hacer la cuadricula en la pared, doy los gises e involucro al niño de 4 años de edad hasta señores de 75 años. Organizamos cuadrillas de trabajo”, narra.

Sus murales, agrega, no son polémicos ni políticos, son espacios para que la gente se relaje.

 “Son abstractos. Ofrecen un descanso al ajetreo del día y a la vez, la comunidad se siente orgullosa de su trabajo. Además, son muy coloridos para que la gente que estaba vendiendo drogas en ese punto se sienta intimidada con tanto color”, comenta.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -