Opinión


Retrogradación

Retrogradación | La Crónica de Hoy

“...y en vez de seguir con el progreso,

retrocedísteis al barbarismo”.

Enseñanza antigua

 

El día de hoy, en Islandia se instalará una placa en el lugar que hasta hace poco ocupaba el glaciar Okjökull, el primero en ese país en ser declarado “muerto” por la comunidad científica. Esta placa, lleva por título “Una carta al futuro” y quedará como un ominoso recordatorio de los cambios que provocamos en nuestro mundo y que nunca intentamos evitar.

Igual que los grandes descubridores recorrieron el mundo en toda su circunferencia propulsados por el viento, hoy, cruza el Atlántico una embarcación que nos lleva a esas antiguas épocas de gloria y valentía, en una historia que parecería arrancada de las páginas de algún libro de cuentos que mezclara la fantasía con la protesta medioambiental: Greta Thunberg, la activista adolescente, ha sido invitada a participar en la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU, que se celebrará en Nueva York.

Sin embargo, había un predicamento, la joven ecologista se rehusaba a viajar en avión por la enorme cantidad de emisiones que este medio de transporte genera. ¿Cómo cruzar entonces el Gran Océano?

Pierre Casiraghi, el joven príncipe monegasco, ofreció su velero a la adolescente activista, para ayudarla en su misión y así viajar llevando consigo un mensaje, intentando abrir nuestros ojos.

Greta pertenece a una nueva generación, aquella que ya nació sin la venda, y que se sabe a sí misma en el nada envidiable sitio de pagar las consecuencias de nuestra voracidad como especie.

El planeta que hoy conocemos, en el que esa adolescente nació, será dramáticamente distinto cuando ella tenga nuestra edad y nosotros hayamos regresado al polvo: ¿Agua potable?... Tal vez, en poca cantidad y solamente disponible para algunos cuantos; ¿El aire limpio y puro de las montañas, los bosques frondosos?... Lo habrán escuchado de nosotros, sus abuelos.

Por eso resulta aberrante que pensemos que el anhelado “progreso” llegará a medida en que quememos más petróleo y más carbón, en lugar de darnos cuenta que nosotros arderemos en ese mismo fuego si no cambiamos de manera radical y urgente. Un cambio que claramente no se está dando en esta supuesta “Transformación”, la cual, si tuviera que hablar únicamente a partir de sus proyectos en materia de generación de energía, más bien ha resultado un retroceso.

Islandia ya celebró su primer funeral por un glaciar muerto. ¿No será que pronto nos toque a nosotros hacer lo mismo por alguna de nuestras selvas?

 

*Coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en el Congreso de la Ciudad de México

@jorgegavino

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -