Metrópoli


Robados o inútiles, bebederos de lujo que instaló Mancera

Ninguna autoridad, ya sea local, de las alcaldías o del Sistema de Aguas, sabe el estatus de los despachadores. La diputada del PVEM, Teresa Ramos, ya pidió al Sacmex informar la condición de los bebederos, de los cuales no se tienen reportes de sus beneficios.

Robados o inútiles, bebederos de lujo que instaló Mancera | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

Los bebederos por los que la administración de Miguel Ángel Mancera pagó por unidad 57 mil 122 pesos y que fueron instalados en el 2015 en algunos parques públicos, ya desaparecieron. Y lo peor, ninguna autoridad, ya sea local, de las alcaldías o del Sistema de Aguas, sabe el estatus de los despachadores.

Vecinos de los espacios públicos seleccionados por la administración anterior para colocar los bebederos, como la Alameda Central, en Cuauhtémoc; Parque Arboledas y Parque de los Venados, en Benito Juárez, denunciaron el retiro y el robo de los aparatos de agua en algunos casos o el vandalismo en otros.

La diputada local del Partido Verde, Teresa Ramos Arreola, ya pidió al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) informar la condición de los despachadores, de los cuales, según la legisladora, no se tienen reportes de sus beneficios.

Y es que de los más de 230 bebederos públicos que fueron colocados en parques, jardines y edificios gubernamentales de la ciudad sólo unos cuantos quedan, y presentan fugas o fueron vandalizados, lo que los hace inoperables.

Crónica hizo un recorrido por el Parque de los Venados, Bellas Artes, la Alameda Central y hasta el parque de bolsillo que se encuentra a un costado del Zócalo capitalino, para constatar cómo dicho proyecto, en el cual se destinaron 300 millones de pesos, se encuentra olvidado en su mayoría.

Este medio confirmó que en el Parque de los Venados ya no queda uno solo de los bebederos que se colocaron en la administración del senador Mancera y ni siquiera los encargados del lugar saben qué pasó con ellos.

Varios ciudadanos que se encontraban en el parque confesaron que desconocían la existencia de estos bebederos desde hace ya algunos años y comentaron que, sin lugar a dudas, en esta época de calor donde la temperatura ha llegado a los 30 grados en los últimos días, serían una buena opción para refrescarse y evitar gastar en botellas plásticas de agua.

“La verdad es que creo recordar que antes aquí había algunos bebederos, pero desde hace ya mucho tiempo no los veo, yo los utilizaba cuando salía a correr para hidratarme o darle de tomar agua a mi mascota, pero creo que los quitaron porque ya ni las autoridades se acordaban que existían y no tenían mantenimiento” comentó Mónica, vecina de la zona.

Por otro lado, en la Alameda central existen sólo dos  bebederos, de los cuales ninguno funciona, ambos se encuentran sin gota de agua y abandonados.

Sonia, quien se dedica a barrer la Alameda comentó que justamente ella se encontraba buscando un bebedero para poder llenar su bote de agua y continuar con su labor, pero que  no pudo encontrar alguno. “Busque hasta encontrarlo — el que está por la salida de la estación del Metro Hidalgo—, pero está seco, seco y luego acá hay otro pero esta igual y desde hace ya bastante tiempo están así, pero sigo pasando de vez en cuando para ver si algún día tengo suerte”, dijo.

Los únicos bebederos que se encontraron en funcionamiento fueron los dos que se encuentran frente a la salida del Metro Bellas Artes, los cuales presentaban una pequeña fuga que ocasionó su encharcamiento y los dos que están en el Parque de Bolsillo que está en a un lado de la plancha del centro capitalino.

BEBEDEROS EN OFICINAS. La diputada Teresa Ramos Arreola propuso la colocación de bebederos de agua en todas las instalaciones del Poder Legislativo local.

La integrante del Partido Verde propuso también mejorar los hábitos alimenticios y de ingesta de agua potable, entre todas las personas que acuden diariamente a sus distintos inmuebles. Asimismo, solicitó al Gobierno de la Ciudad de México y al Poder Judicial capitalino llevar a cabo las mismas acciones y comentó que cerca del 80 por ciento de los mexicanos toma agua embotellada.

“Los ciudadanos consideran que es normal comprarla para beber y se han olvidado de que el Estado debe proveer agua potable y apta para el consumo humano, lo que nos ha llevado a ser el país número uno a nivel mundial en consumo per cápita de este tipo de agua”.

Malos hábitos.  Agregó que otro problema es la ausencia de buenos hábitos alimenticios de los mexicanos en cuanto al consumo de líquidos.

“En nuestro país se consume un promedio de 163 litros de refrescos por persona al año, lo que es 40 por ciento mayor que el consumo de un estadunidense promedio (118 litros)’ lo que genera altos índices de obesidad y con ello la predisposición a padecer diabetes e hipertensión, entre otros padecimientos”, puntualizó Ramos Arreola.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -