Opinión


Se consuman cambios en el Congreso

Se consuman cambios en el Congreso | La Crónica de Hoy

Se consuman cambios en el Congreso

Tal y como lo habíamos adelantado, en el Congreso de la Ciudad de México se consumó la salida del oficial mayor, Javier González Garza, y de la titular de la Unidad de Transparencia, Judith Vázquez. El vicecoordinador de la bancada de Morena,  José Luis Rodríguez, hizo oficial la destitución de ambos, alegando “pérdida de confianza”. La salida del Güero González Garza ya estaba en trámite desde mayo pasado. El cambio de González Garza, pese a ser arropado por Ricardo Ruiz Ruiz, se debió a que la mayoría de los legisladores de Morena aseguraron que se movía por la libre y operaba convenios y recursos para sus allegados sin informar a la bancada. Y como en ese grupo parlamentario no hay disciplina sino alianzas coyunturales según los intereses en puerta, le llegó la hora al güerito. En el otro caso, el de la señora Judith Vázquez, les espera una gran batalla a los morenistas, puesto que la encargada de transparencia se niega a dejar el cargo alegando que se trata de “un despido ilegal”, debido a que no se le notificó personalmente. Habrá que esperar para ver qué sucede, si sigue dando pataditas o de plano empaca sus cosas y entrega la oficina.

 

Martí controla Morena de la CDMX

A nadie sorprendió ni incomodó que la diputada Flor Ivone Morales, cercana a Martí Batres, fuera nombrada presidenta de Morena en la capital del país, pues la mayoría de los morenos chilangos sabe que el asunto ya estaba planchado. También se acordó que Alan Aizpuru, cercano a Ricardo Monreal, fuera el nuevo secretario general del partido. Obviamente, estos nombramientos no se hubieran dado sin el visto bueno de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Sea como sea, la señora Morales tendrá, de ahora en adelante, la gran tarea de lograr que no terminen en desencanto las acciones de gobierno de la Cuarta Transformación en la capital del país, pues en los últimos meses no le ha ido nada bien a la Jefa de Gobierno, además de que su partido tendrá que seguir garantizando que ningún acto de corrupción, extorsión o enriquecimiento ilícito quede impune. Tendrá que atender las causas sociales para la prevención del delito, que se amplíe el sistema de transporte público y que los ciudadanos accedan a un servicio de calidad, digno y eficiente, entre muchos otros retos. No la tiene nada fácil.

 

Ayala no se va limpio

Si Juan Ayala creía que saldría limpio del Sindicato Único de Trabajadores capitalino, ahora que ya lo eligieron como representante, se equivocó. Nos cuentan que al señor, quien durante la pasada época de campañas se inclinó por apoyar al senador Mancera y a su candidata Alejandra Barrales, está siendo investigado por la administración de Claudia Sheinbaum por irregularidades en el manejo de los recursos de los trabajadores. Por lo pronto, se dice, ya se inició un proceso administrativo y penal para investigar los recursos, bienes materiales y situación de los agremiados para establecer sanciones por diversas irregularidades. Y es que, además de padrones inflados y amenazas, desde 2016 el exlíder sindical no realizó eventos como el del Día de la Mujer, pero sí recibió el dinero correspondiente. Y eso que la revisión aún no llega a la nómina del Gobierno de la Ciudad, donde seguramente encontrarán una serie de cochinadas.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -