Opinión


Señales de equidad en la CDMX

Señales de equidad en la CDMX  | La Crónica de Hoy

“El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres”.  Simone de Beauvoir 

Para celebrar el Día Mundial Sin Auto, el pasado 21 de septiembre, la alcaldía Miguel Hidalgo colocó en la Ciudad la primera señalética urbana incluyente, en principio, en 10 cruceros de amplia afluencia peatonal y vehicular de esa demarcación. 

No es una acción cualquiera, es la primera vez que se instala señalética urbana con perspectiva de género en calles de México y de todo el Continente Americano.  

Esta acción inédita también en la Ciudad de México, está encaminada a convertirse en una herramienta de sensibilización que contribuya a la igualdad entre mujeres y hombres. 

La intención de estas nuevas señales de tránsito, en primera instancia, es visibilizar a las niñas y a las mujeres en el entorno urbano y, al mismo tiempo, romper con los viejos paradigmas machistas que han prevalecido en el uso de la señalética urbana. 

Pero además buscamos crear una ciudad amigable con las mujeres, que las considere,  las incluya, las vea y que las respete por igual que a los hombres; una ciudad que no discrimine, sea equitativa y anteponga la igualdad.    

Es necesario, como sociedad, dar pasos firmes, innovadores y congruentes con una ciudad de libertades, que considere y empodere a las mujeres y a las niñas para avanzar en materia de igualdad de género. 

Con esta acción sin precedente, la capital de la república se convirtió, apenas, en la tercera ciudad del mundo que coloca en la palestra del entorno urbano, con señalética femenina, a las niñas y a las mujeres que todos los días transitan en las calles de la Ciudad de México. 

La primera ciudad en implementar la representación de las mujeres en la señalización vial fue Bombay, en la India, y después lo hizo el ayuntamiento de Fuenlabrada, conurbado con Madrid, España, con más de 200 mil habitantes.  

Esto es revelador, que solo dos ciudades en el mundo incluyan señalética con figuras de mujer, es una clara evidencia, triste también, de que la mayoría de las ciudades están hechas a imagen y semejanza de los hombres, es decir, son territorios que discriminan desde su concepción.  

Las costumbres sociales, culturales, económicas y políticas se van arraigando en las sociedades y son elementos que van a marcar cómo erigimos, orientamos y vivimos las ciudades y es un hecho irrefutable que hay un atraso considerable para hacer realidad el derecho pleno de las mujeres a la ciudad. 

Es hora de insistir en que la violencia contra las mujeres también se expresa en cómo tratamos y acondicionamos el territorio. Es necesario que la Ciudad de México, en el corto plazo, cuente con un mecanismo para monitorear las políticas pública urbanas en favor de la equidad de género, de la igualdad y del desarrollo de una sociedad equitativa, sin prejuicios ni discriminación.  

Con esta señalización peatonal equitativa se hace evidente que, en el espacio público, la mujer y las niñas son iguales de importantes que cualquier persona. El mensaje es, en suma, ¡viva la equidad en las calles! 

El reto es generar nuevas políticas acordes con la realidad actual, que propicien un espacio público democrático y cada vez más incluyente. Ya dimos otro paso. Vamos por más. 

 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -