Mundo


Tras perdón del Sultán de Malasia, regresan a México hermanos condenados a la horca

Simón, Luis Alfonso y José Regino González Villarreal fueron arrestados en 2008 por narcotráfico en un operativo en una fábrica malasia w “Es un milagro”, aseguran.

Tras perdón del Sultán de Malasia, regresan a México hermanos condenados a la horca | La Crónica de Hoy

Los tres hermanos González Villarreal, este sábado en su casa de Culiacán, Sinaloa. (Foto: Cuartoscuro)

Los hermanos Simón, Luis Alfonso y José Regino González Villarreal aterrizaron este viernes en Culiacán, Sinaloa, tras pasar once años y dos meses encarcelados en Malasia, donde desde 2012 y hasta hace pocos meses estuvieron condenados a morir en la horca por narcotráfico.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) México informó este viernes de la repatriación, que llegó después de que el Sultán del estado de Johor, Ibrahim Ismail Ibni Almarhum Sultan Iskandar Al-Haj, les concediera el perdón en septiembre de 2018.

La SRE señaló que fue “resultado de un largo proceso de trabajo e intenso diálogo”, e insistió en un comunicado en que el gobierno de México rechaza la pena de muerte.

El 4 de marzo de 2008, los hermanos González Villarreal, originarios de Sinaloa, fueron detenidos en Johor por la policía Real de Malasia después de una redada en una fábrica, donde los agentes encontraron que se producía droga. En el operativo, la brigada antinarcóticos de Malasia decomisó unos 29 kilos de metanfetamina, un alijo valorado entonces en 15 millones de dólares.

Tras tres años de proceso judicial, a inicios de 2012 los hermanos fueron condenados a ser ejecutados en la horca, momento en que el Gobierno mexicano ya manifestó que lamentaba la imposición de la pena de muerte contra los hermanos  y anunció que libraría una batalla para lograr la revocación de la condena.

DEFIENDEN SU INOCENCIA. Los hermanos González Villarreal han sostenido durante todo este tiempo que son inocentes, que solamente hacían trabajos de limpieza en la fábrica y no sabían que allí se producía droga, y que fueron utilizados como “chivos expiatorios” porque no hablan el idioma del país y no tienen modo de defenderse.

Además, durante su proceso han argumentado que no contaban con antecedentes penales en México.

“Para nosotros es un milagro porque realmente, como dicen mis hermanos, todo pasó muy rápido (en los últimos días)”, aseguró Luis González Villarreal en declaraciones a la agencia Efe.

“Pensaba en que todo iba a terminar positivamente, confiaba en eso, pero no en un corto tiempo, no me lo esperaba y esto ha sido una sorpresa para mí”, añadió Luis, que ya el viernes pudo celebrar con sus otros hermanos el Día de las Madres junto a su progenitora, Carmen Villarreal, en su casa de Culiacán.

“Gracias a Dios todo salió bien y queremos agradecerle al Sultán del estado de Johor que nos haya dado la dicha de abrazar otra vez a mi madre”, apuntó a su vez José Regino.

“A TRABAJAR HONRADAMENTE”. Mientras que para Simón la salida de este trance tiene que ser para mejorar su vida. “Vamos a buscar trabajo, estábamos pensando en que si somos ladrilleros hay que seguir en eso y a lo que venga, pero ya trabajar bien y honradamente”, reflexionó.

Dijo que buscarse la vida por la vía rápida es muy peligroso “y no queremos fallar a mucha gente que hizo muchas cosas por nosotros. Hay que tratar de hacer las cosas bien, porque a veces es dura la vida cuando se va por el buen camino pero se siente más satisfacción”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -