Mundo


Trump castiga con sanciones a Brasil y Argentina por devaluar sus monedas

El republicano ataca a sus aliados sudamericanos con aranceles al acero y al aluminio, alegando que “manipulan” sus monedas, y eso, aseguró, “no es bueno para nuestros agricultores”.

Trump castiga con sanciones a Brasil y Argentina por devaluar sus monedas | La Crónica de Hoy

Bolsonaro y Trump en la Casa Blanca, en marzo pasado.

El presidente Donald Trump decidió ayer agravar la guerra comercial de Estados Unidos, esta vez contra dos gobiernos aliados: Brasil y Argentina, a los que castigará con aranceles a las importaciones de acero y aluminio por devaluar sus monedas, muy presionadas por la inestabilidad social en Sudamérica.

“Brasil y Argentina han aplicado una devaluación masiva de sus monedas lo cual no es bueno para nuestros agricultores”, aseguró en Twitter. “Por lo tanto, restauraré inmediatamente los aranceles sobre todas las importaciones de acero y aluminio enviadas a Estados Unidos desde estos países”, añadió.
En mayo de 2018, el presidente argentino, Mauricio Macri (que sale del poder dentro de una semana) anunció que impondría límites a sus exportaciones de aluminio y acero a EU a fin de evitar los aranceles anunciados por Trump.

Por su parte, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, aceptó un acuerdo de cuotas con EU bajo el cual Brasil pagará un arancel del 10% sobre el aluminio y pondrá límites a sus ventas de acero.

Según Trump, las manipulaciones monetarias de países extranjeros “hacen muy difícil que nuestros fabricantes y granjeros puedan exportar sus bienes”, por lo que, una vez más, aprovechó su anuncio para atacar al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, por no abaratar el precio del dólar.

“La Reserva federal debería actuar de manera que esos países, de los cuales hay muchos, no sigan sacando ventaja de nuestro dólar fuerte devaluando aún más sus monedas”, escribió. “¡Reserva Federal: bajen los intereses y aflojen (la política monetaria)!”, exigió.

BOLSONARO NO TOMARÁ REPRESALIAS CONTRA SU AMIGO. El presidente Jair Bolsonaro, que presume ser el “Trump tropical” y no oculta su admiración por el mandatario republicano, debió recibir la aplicación de aranceles contra el acero brasileño como un jarro de agua fría, pero no tiene intención de poner en peligro esa amistad que les une.

“Sabemos que hay elecciones el próximo año. Eso forma parte de su estrategia política. Pero somos grandes socios. Consideramos que podemos solucionar ese asunto. Por eso no creo que afecte la relación. Es posible negociar”, declaró el mandatario ultraderechista.

Comentarios:

Destacado:

+ -