Opinión


Turismo vs. Trump

Turismo vs. Trump | La Crónica de Hoy

El turismo es el cemento que puede mantener unidos por muchos años los ladrillos de la relación de México con Estados Unidos y Canadá. El turismo es nuestro mejor cabildeador, nuestra arma secreta, nuestro as bajo la manga. El turismo estaba antes del Tratado de Libre Comercio y estará después del T-MEC. El turismo supone tener a norteamericanos y canadienses entre nosotros, conviviendo, y mexicanos allá. Hablo de millones de personas que están por encima de los discursos, pues el contacto personal suele derrotar los discursos y tuitazos de los políticos.

El turismo conforma lazos indisolubles entre las personas de diferentes países. Los americanos que pasan aquí su luna de miel, o que eligen a México para su retiro, son aliados permanentes del país. Tienen información de primera mano, experiencias personales que confrontan con lo que se dice de nosotros en los medios o en los discursos de los políticos. Eso hablando de las personas, que es lo más importante, pero también están los negocios, las grandes cadenas hoteleras, sus edificaciones en nuestro país, los empleos que generan.

 Los dueños de esas cadenas quieren hacer negocios y por lo tanto ofrecen una resistencia férrea a cualquier medida disparatada, como las que suele tomar Trump, que afecte sus negocios. La comunidad turística de los tres países está a favor de una integración irreversible. El turismo puede hacerlo posible. Por eso y otras razones es necesario que el turismo sea una actividad prioritaria. No sólo es un importante generador de empleos, abate la pobreza, protege patrimonio cultural, crea polos regionales de desarrollo, mejora la imagen internacional del país, aparte de todo eso, tiene a millones de ciudadanos de Estados Unidos y de Canadá viviendo experiencias inolvidables entre nosotros.

Cerca del 70 por ciento de los turistas que nos visitan procede de esos dos países. Los norteamericanos visitan Cancún, la Ciudad de México, Los Cabos, Vallarta, Monterrey y Guadalajara y de esas ciudades se mueven a lugares cercanos. Las principales ciudades emisoras son Los Ángeles, Houston, Dallas, Chicago y Nueva York. Una buena promoción, bien dirigida, puede contrarrestar cualquier grilla de políticos gandallas, comenzando por ese que se llama Donald Trump.

 

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -