Mundo


Un cómico, El rey del chocolate y una mártir se pelean Ucrania

Incertidumbre. Hoy se celebran las elecciones más impredecibles de la historia de esa ex república soviética, entre el presidente Porochenko, rezando por una ayuda divina, la ex primera ministra Timochenko, reconvertida en populista, y la sorpresa de la campaña, el comediante Zelensky

Un cómico, El rey del chocolate  y una mártir se pelean Ucrania | La Crónica de Hoy

Si las encuestas esta vez no fallan, el ganador de las elecciones en Ucrania será el comediante Volodimir Zelensky. Como ya ocurriera en Guatemala, donde los indignados votantes quisieron castigar a los candidatos de los partidos tradicionales eligiendo a un cómico populista, Jimmy Morales, un 25.7 por ciento de ucranianos está dispuesto a votar por esta joven estrella de la televisión, aunque quedaría lejos de la mitad de los votos, que le evitaría ir a segunda vuelta, a celebrarse el 21 de abril.

En cualquier caso, todo parece indicar que Zelensky será hoy la estrella de la jornada electoral y tendrá asegurado un puesto en la segunda vuelta, mientras espera a ver quién será finalmente su rival a batir. Contra todo pronóstico, el presidente ucraniano Petró Poroshenko, que hace tres meses era favorito a la reelección, ha caído al tercer lugar de las preferencias, con apenas un 12.7 por ciento de los votos, por lo que quedaría eliminado de la carrera hacia el palacio presidencial de Kiev.

En segundo lugar aparece la dos veces primera ministra, Yulia Timoshenko, renacida de sus cenizas, luego de haber sido encarcelada por corrupción. Quien fuera líder de la Revolución Naranja, que echó del poder al presidente prorruso Viktor Yanukovich, llega al día de la votación con un 18.8 por ciento.

El magnate Poroshenko, conocido en su país como El rey del chocolate, se vende como el “verdadero patriota” que logrará frenar la ambición expansionista del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre el este de Ucrania, donde se han levantado en armas contra Kiev sus habitantes prorrusos. Pero, después de no haber logrado recuperar la península de Ucrania, el patriotismo antirruso ha perdido fuerza y los votantes están más preocupados por la corrupción y por la economía del país, el segundo más pobre de Europa, tras otra ex república soviética, la minúscula Moldavia.

Después de repetir hasta la obsesión que “mi aliado es el pueblo ucraniano y mi adversario es Putin”, el candidato oficialista ha tenido que darse un baño de humildad y reconocer que “no sólo Rusia es una amenaza para Ucrania, sino también la pobreza”.

“Populismo barato”. Además de encomendarse a Dios y a las esencias cristiano-ortodoxas de Ucrania, Poroshenko ha pasado al ataque contra quien considera su mayor amenaza, Zelenski.

La esperanza del candidato-presidente (y la de Yulia Timoshenko) es que el cómico se desinfle hoy, ya que su granero de votos, los jóvenes, son más reacios a acudir a las urnas. “El que se hace llamar candidato del cambio no tiene ni idea de cómo cambiar las cosas”, declaró Porshenko, para quien, las medidas económicas y políticas que propone —como eliminar el fuero al presidente y los parlamentarios— son “populismo barato”.

En pocas horas sabrá el presidente si su artillería pesada contra el cómico habrá servido para competir contra él dentro de tres semanas.

fransink@outlook.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -