Opinión


Una aviación sin AFAC

Una aviación sin AFAC | La Crónica de Hoy

Para mantener una aviación sana, segura y creciente, son indispensables los buenos administradores. El brazo normativo de la aviación mexicana es la Agencia Federal de Aeronáutica Civil (AFAC), organismo en octubre del 2019. 

Desde su nacimiento preocuparon dos cosas: que la AFAC no contara con recursos económicos propios y que la investigación de accidentes no sería independiente, es decir continuaría siendo juez y parte, lo que a decir de los especialistas condenaría a la nueva agencia a convertirse en un simple cambio de nombre de la otrora Dirección General de Aeronáutica Civil. Sin embargo, todos entendimos que era un primer paso y que habría que esperar a que la nueva institución madurara. 

En el camino nos encontramos con la ya programada auditoría de la Agencia Federal de los Estados Unidos (FAA) realiza cada 10 años a nuestro país y que antecede a la que hace la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) cada década. La última vez nos fue bastante mal porque la FAA decidió que México no cumplía con los estándares que se requieren para que las autoridades locales vigilen que sus aeronaves incursionen en el espacio aéreo de EU, es decir, nos colocaron en Categoría 2, de la cual costó algo de trabajo salir y provocó que en ese lapso, cuando Mexicana de Aviaciíon dejó de volar, el hueco fuera cubierto por las aerolíneas estadounidenses en lugar de que las empresas mexicanas tomaran este mercado y así continúa hasta la fecha.

En esta ocasión la auditoría inició en octubre del 2019 con una nueva modalidad on-line debido a la pandemia, y después de algunas semanas de supervisión se hizo una pausa que debería haber sido aprovechada por la AFAC para subsanar algunas de las observaciones de la FAA, sobre todo relativas a normatividad, digitalización de procesos, número y competencias de inspectores, entre otras cuestiones, que serán evaluadas la próxima semana pero que, será difícil cumplimentar.

Y es que, en el camino y pese a la necesidad de hacer frente a esta importante cuestión, la dirección de la AFAC quedó acéfala y aún no se ha cubierto el puesto. Como si fuera poco, estamos justamente en el cambio de gobierno en EU y aunque la FAA es un organismo muy institucionalizado, es evidente que la relación de gobierno a gobierno se ha enfriado y que lo único que NO necesitamos es una nueva inclusión de nuestra aviación en la Categoría 2 que frene la conectividad. Sobre todo ahora que Interjet ha dejado de volar y no resulta fácil que las aerolíneas mexicanas retomen su lugar cuando inicie la recuperación del mercado aéreo.

Y si es una mala idea cambiar de caballo a la mitad de la carrera, resulta peor quedarse sin caballo. En este caso, es difícil que una AFAC sin liderazgo sea capaz de solventar en unos cuantos días todas las observaciones que ha hecho la FAA y continuar analizando con sus inspectores el resto de los rubros que se están revisando. Cuidado, el horno no está para bollos.


 

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto.

E-mail: raviles0829@gmail.com
 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -