Metrópoli


Denuncia por abusos sexuales grotescos se perdió en la Fiscalía capitalina

Pasó inadvertida incluso tratándose de un escrito dirigido directamente a la cabeza de la FGJCDMX, que contenía descripciones de abuso sexual, un delito grave que en los últimos meses ha sido atendido con celeridad por la autoridad.

Denuncia por abusos sexuales grotescos se perdió en la Fiscalía capitalina | La Crónica de Hoy

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México ignoró una denuncia, en realidad la perdió por meses, en la que el victimario es una figura pública y miembro de la 4T: Ricardo Salgado Vázquez, jefe en Tláhuac de ese cuerpo promotor creado por AMLO desde antes de tomar posesión.

Pasó inadvertida incluso tratándose de un escrito dirigido directamente a la cabeza de la FGJCDMX, que contenía descripciones de abuso sexual, un delito grave que en los últimos meses ha sido atendido con celeridad por la autoridad.

Quienes tuvieron la denuncia en sus manos (misma que debía llegar hasta la oficina de Ernestina Godoy, titular de la Fiscalía capitalina) ignoraron que, con nombre y apellido, una chica denunció porque fue obligada a tocar el miembro de Ricardo Salgado, porque este hombre la aventó en un sillón, se encimó en ella y mientras frotaba su cuerpo le decía que la deseaba.

A otra le quitó la blusa y el sostén para tocar sus senos; a una tercera le mandaba mensajes a diario para tener relaciones sexuales, la citaba en su oficina a altas horas de la noche con el pretexto de abordar asuntos laborales. A una más le decía que ella le gustaba mientras él tocaba su entrepierna…

Todos estos actos reducidos a un “abuso sexual” inscrito por varias mujeres en una hoja que nadie tomó en cuenta.

La denuncia de las víctimas —presentada en Ministerios Públicos de Tláhuac, así como en el Bunker de la FGJ— llegó a manos del acusado y sirvió para que éste comenzara una vendetta laboral en contra de quienes ventilaron sus deplorables conductas.

¿Cómo se enteró Ricardo Salgado de la denuncia en su contra? Nadie sabe. Los trabajadores de la alcaldía asumen que la complicidad de agentes del Ministerio Público o de la Fiscalía permitió que este sujeto conociera los nombres de todos los que lo señalaron.

Hace algunas semanas, en abril, la actriz de Samadhi Zendejas denunció que mientras caminaba por calles de Polanco, tres hombres (un bolero, un franelero y un conserje) le hicieron comentarios obscenos y de carácter sexual.

Llamó una patrulla y pidió que los tres hombres fueran detenidos por la agresión; ellos negaron la acusación, pero fueron presentados al Ministerio Público de la alcaldía Miguel Hidalgo. Y en ese caso la Fiscalía General de Justicia decidió enviarlos a prisión mientras se resolvía su situación.

Para Ricardo Salgado la historia es distinta. Él fue señalado por sus víctimas e incluso denunciado por segunda ocasión en febrero de 2020, esta vez en la Fiscalía General de la República —alguien de la FGJ les dijo que mejor fueran a una instancia de índole federal porque “ahí es donde los pueden ayudar”—, y no cambió nada. Nadie atendió la segunda queja.

Los abusos de carácter sexual y laboral continúan, con más y nuevas víctimas. Y la amenaza de quedar sin empleo es el menor de los problemas cuando su victimario tiene nexos el cartel de Tláhuac; los amagos ahora han sido diferentes “tienes hijos, deberías pensar en ellos”, “tienes esposo y sé dónde trabaja”…

Y de la FGJ, la primera denuncia y la segunda, nada. Las historias siguen siendo contadas y expuestas a las autoridades; Crónica también dará cuenta de ellas hasta que sean atendidas por la autoridad que sea competente, dada la vasta gala de incompetencia.

En esta liga podrá observar la denuncia presentada contra Ricardo Salgado:

Denuncia

 

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -