Mundo


Vacío de poder en Bolivia: ¿a quién le corresponde asumir el mando?

La respuesta al vacío de poder en el que ha quedado Bolivia tras la anunciada renuncia del presidente Evo Morales y de su vicepresidente Álvaro García Linera, está en manos de la Asamblea Legislativa y tendrá que pasar por un acuerdo político.

Vacío de poder en Bolivia: ¿a quién le corresponde asumir el mando? | La Crónica de Hoy

La respuesta al vacío de poder en el que ha quedado Bolivia tras la anunciada renuncia del presidente Evo Morales y de su vicepresidente Álvaro García Linera, está en manos de la Asamblea Legislativa y tendrá que pasar por un acuerdo político.

También han renunciado los presidentes del Senado, Adriana Salvatierra, y de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, ambos oficialistas, y los siguientes en la línea de sucesión constitucional.

Antecedente. Un antecedente de una situación similar en Bolivia se produjo en 2005, cuando el entonces presidente Carlos Mesa —precisamente el candidato opositor en las elecciones del 20 de octubre que denunció fraude masivo de su adversario  Evo—, renunció asediado por conflictos sociales.

Mesa había asumido la Presidencia del país en 2003 tras la dimisión de Gonzalo Sánchez de Lozada en el llamado “octubre negro”, una revuelta social en contra de la decisión gubernamental de exportar gas boliviano a Estados Unidos a través de un puerto chileno.

En medio de la crisis de 2005, renunciaron a su derecho constitucional a suceder a Mesa los entonces presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados. Asumió la Presidencia el titular de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé, en junio de ese año para convocar en diciembre a las primeras elecciones generales que ganó Evo Morales.

Esa figura estaba permitida en la Constitución que rigió hasta antes de 2009, pero la Carta Magna promulgada ese año por Morales no la contempla, explicó el abogado constitucionalista Gonzalo Hidalgo.

¿Qué dice la nueva Constitución? El artículo 169 de la nueva Constitución boliviana establece la misma línea de sucesión en caso de la renuncia del presidente, vicepresidente, del presidente del Senado hasta el de la Cámara baja.

“En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días”, indica ese artículo. Por ello, lo que se debe hacer ahora es “esperar primero la aceptación de la carta de renuncia del presidente” en la Asamblea Legislativa, que deberá analizarla en una sesión y negociar la celebración de comicios.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -