Academia

SARS-CoV-2 en aerosoles pierde rápido infectividad en ambientes poco húmedos

Baja hasta el 50% diez segundos después de la generación del aerosol- exhalación, señala estudio publicado en “PNAS” · Con más humedad es más gradual

Nueva ola de contagios

Los resultados de los experimentos hallaron una pérdida significativa en la infectividad dentro de los primeros diez minutos después de generar el aerosol.

Los resultados de los experimentos hallaron una pérdida significativa en la infectividad dentro de los primeros diez minutos después de generar el aerosol.

Cuartoscuro

El virus SARS-CoV-2 puede perder el 90% de la infectividad cuando se encuentra dentro de partículas de aerosol por 20 minutos, señala un estudio de la Universidad de Bristol, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), el cual es el primero en investigar la disminución de la infectividad del virus causante de Covid-19 en partículas de aerosol durante períodos de segundos a unos pocos minutos.

El objetivo del estudio llamado “La dinámica de la infectividad del SARS-CoV-2 con cambios en el microambiente del aerosol” fue explorar el proceso que podría cambiar la infectividad viral en escalas de tiempo cortas después de la exhalación.

Los investigadores buscaron obtener una comprensión detallada de los factores que regulan la supervivencia de las partículas inhalables de SARS-CoV-2 en el aire, y cómo la infectividad se ve afectada por condiciones ambientales como la humedad relativa y temperatura.

La variante de SARS-CoV-2 que predomina en la Quinta ola de COVID-19 es Omicrón.

La variante de SARS-CoV-2 que predomina en la Quinta ola de COVID-19 es Omicrón.

Massachusetts General Hospital

El estudio señala que la humedad relativa mide la cantidad de vapor de agua (humedad) que hay en el aire en comparación con la cantidad que podría haber a esa temperatura. “Idealmente, los niveles saludables de humedad relativa en interiores están entre el 40 y el 60 por ciento”.

Para la investigación, los académicos utilizaron un instrumento novedoso llamado CELEBS (Levitación electrodinámica controlada y extracción de bioaerosoles en un sustrato), mediante el cual probaron la supervivencia del SARS-CoV-2 en partículas en el aire generadas en laboratorio y examinar cómo la temperatura y la humedad impulsan cambios en la infectividad, desde escalas de tiempo que van de cinco segundos a 20 minutos.

Se llevó a cabo el mismo experimento comparando cuatro variantes diferentes de SARS-CoV-2, incluidas Alpha y Beta. Los resultados de los experimentos hallaron una pérdida significativa en la infectividad dentro de los primeros diez minutos de la generación de partículas de aerosol, que depende en gran medida de la humedad relativa ambiental, pero no de la temperatura. Este efecto no se alteró entre las diferentes variantes de SARS-CoV-2.

De acuerdo a la investigación, los científicos observaron una disminución de la infectividad en el aire con una humedad relativa baja que se produce casi de inmediato, cayendo al 50 por ciento en los diez segundos posteriores a la generación del aerosol. Esta pérdida ocurre cuando las partículas en el aire se secan y pierden humedad rápidamente, formando una partícula sólida. A una humedad relativa alta, la pérdida de infectividad después de la “aerosolización” es más gradual, con una pérdida constante de infectividad del 50 por ciento en los primeros cinco minutos y del 90 por ciento en veinte minutos. Esta pérdida se debe a un aumento significativo en el pH de las partículas de aerosol.

"Sabemos que las partículas de aerosol, exhaladas cuando las personas infectadas respiran, hablan o tosen, pueden transmitir virus. Comprender los mecanismos que influyen en la supervivencia de los patógenos en el aire es otra pieza del rompecabezas para comprender la propagación de enfermedades como la COVID-19”, señala Jonathan Reid, autor principal del estudio, director del Centro de Investigación de Aerosoles de Bristol.

El también profesor de Química Física en la Facultad de Química de la Universidad de Bristol añadió que existen variaciones en la masa de aerosol exhalado y miles más de la carga viral de SARS-CoV-2 exhalada entre individuos. “Todo esto nos recuerda las cosas que aún no entendemos y, junto con los estudios epidemiológicos, la importancia de usar mitigaciones apropiadas para reducir la transmisión por aerosol, incluidas las máscaras faciales, el distanciamiento físico y la ventilación”.

Lee también

Vacunas contra covid evitaron 20 millones de muertes en el mundo sólo el primer año

Isaac Torres cruz
Los llamados de organismos internacionales y la OMS fueron insuficientes para propiciar un acceso equitativo de vacunas en el mundo.

“REVOLUCIÓN” EN VENTILACIÓN.

Por otra parte, un estudio que revisa 18 investigaciones –llamado “Transmisión aérea a larga distancia del SARS-CoV-2: revisión sistemática rápida”, publicado en “The BMJ”– realizadas entre 2020 y 2022, sobre el esparcimiento del virus en entornos cerrados, enfatiza la importancia de una buena ventilación.

“Esta revisión sistemática rápida demuestra la evidencia existente de que la transmisión aérea de larga distancia del SARS-CoV-2 puede ocurrir en entornos interiores como restaurantes, lugares de trabajo y lugares para coros, e identificó factores como el reemplazo insuficiente de aire que pueden contribuir a la transmisión”.

“Ahora es el momento de una revolución del aire interior”, refirió Stephanie Dancer, microbióloga consultora de la Universidad Napier de Edimburgo, en un editorial vinculado, donde también señala algunas limitaciones del estudio, pero dice que “la evidencia presentada en esta revisión, por tenue que sea, valida la premisa de que las diminutas partículas respiratorias que contienen SARS-CoV-2 se transmiten libremente en entornos con ventilación inadecuada”.

Quinta ola en México

A dos años y medio del inicio de la pandemia por la COVID-19, en México avanza la quinta ola, menos virulenta que las anteriores, pero aún con un gran número de casos, razón por la cual deben conservarse los esquemas de vacunación completos y las medidas preventivas como uso de cubrebocas, lavado de manos y evitar aglomeraciones incluso en espacios abiertos, recomendaron expertos de la UNAM.

En esta etapa hay menos mortalidad y hospitalizaciones; sin embargo, se mantienen algunos riesgos asociados con la alta tasa de diabetes presente en el país y con la contaminación atmosférica, especialmente en urbes como la Ciudad de México donde se concentra el mayor número de casos, advirtió el coordinador de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, Samuel Ponce de León Rosales.

Durante la conferencia de prensa a distancia “¿Hacia dónde vamos con la quinta ola de contagios?”, el también titular del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM advirtió que en México estamos en una fase acelerada del crecimiento de la quinta ola, y seguramente todos tienen conocidos que se han infectado a pesar de la vacunación. “Esperamos que tenga menor morbilidad y mortalidad, lo que no quiere decir que no vaya a incrementar su número de muertes, porque va a haber muchísimos casos de infección”.