Opinión
MORENA y su devenir institucional
Darwin Eslava

MORENA y su devenir institucional

No hay nada más noble y más bello que preocuparse por los demás y hacer algo por ellos, por mínimo que sea. La felicidad también se puede hallar cuando se actúa en beneficio de los otros: vecinos, compañeros de estudio o de trabajo, cuando se hace algo por la colonia, la colectividad, el pueblo o el país. Estos actos nos reivindican como género humano, forman comunidad, construyen ciudadanía y hacen de este mundo un lugar un poco mejor.

Morena

Morena

Para quienes no lo identifican, el texto anterior es el párrafo inicial de la declaración de principios de MORENA.

Este movimiento, basado en la solidaridad y el espíritu de servicio, fue algo que en buena medida amalgamó liderazgos, organizaciones no gubernamentales, agrupaciones civiles, sociedades y colectivos además de militantes, dirigentes con diversas expresiones políticas y sin duda, ciudadanos y ciudadanas libres quienes adheridos a todos los anteriores, luchamos por la transformación del país en ámbitos que incluían lo político, social, cultural y económico.

Esa visión amplia de participación tuvo éxito al generar un movimiento social donde todas las ideologías tuvieran cabida.

En aquel momento y en aquella circunstancia, MORENA fue el instrumento de lucha que nos llevó al objetivo de derrotar el viejo régimen neoliberal y fraguar el triunfo de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República, a través de la vía pacífica y democrática como se planteó desde un inicio.

A mitad del mandato del presidente López Obrador, el movimiento con licencia de partido político, enfrenta un debate en medios de comunicación, así como en redes sociales, rumbo a la transición a una institución robusta, democrática y permanente dentro de nuestro sistema político para brindar un vehículo de participación a la sociedad mexicana dentro de la izquierda.

Tomando en cuenta que toda organización humana es perfectible, MORENA debe evolucionar de movimiento social y consolidarse como lo que es, el Partido Político más importante de México, decantarse por la institucionalidad brindaría a este instituto político algunas bondades entre las que destacan:

* • El establecimiento de reglas claras y específicas en todos los procesos electivos, tanto los que involucran los órganos de dirección del Partido, así como los candidatos que nos representan en las campañas electorales.

* • La adopción de criterios uniformes de trabajo entre la militancia, evitando la disparidad tanto en el mensaje como en la ejecución y resultados de la labor política.

* • La generación de condiciones a largo plazo en el desarrollo profesional y humano de la militancia.

Ahora bien, todos entendemos que este no es un proceso simple, ni se da de la noche a la mañana, se requiere voluntad y esfuerzo de todos los protagonistas del cambio verdadero, pues lo arriba mencionado, implica el restablecimiento formal de las estructuras y órganos del partido que estén incompletos, la reanudación del trabajo formal en territorio, la creación de órganos permanentes de discusión y debate al interior, reafirmar los programas de formación y capacitación a los militantes, la depuración del padrón y continuar con la afiliación.

El interés de tener un mejor instituto político día con día nos involucra a todos y todas, cualquier organización humana debe promover el crecimiento y desarrollo de quienes la conforman, así como fomentar buenos resultados de la labor colectiva, como militantes tenemos la obligación de involucrarnos en el debate sobre el rumbo que debe tomar el partido pues quizá la parte medular de la institucionalidad es que; garantiza la permanencia.

Presidente Municipal de Coacalco
Facebook: DarwinEslavaMx
Twitter: @DarwinEslava