Cultura

Recibe Zoila Elizabeth Hernández el Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2023

El jurado destacó la maestría de la autora para evocar voces narrativas infantiles muy verosímiles, así como los temas complejos y profundos que aborda en su obra "Mi amiga telepática"

DISTINCIÓN

Zoila Elizabeth Hernández, al centro.

Zoila Elizabeth Hernández, al centro.

Inbal

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), mediante la Coordinación Nacional de Literatura (CNL entregó el Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2023 a Zoila Elizabeth Hernández Apráez por su obra Mi amiga telepática.

Zoila Elizabeth Hernández externó que llegó a Campeche con la alegría propia de una niña a recibir este galardón y remarcó que todo lo que hace una o un infante es importante: desde comerse un algodón de azúcar hasta perseguir una hormiga, pues en esas cosas tan pequeñas está la esencia de la vida.

“Muchos se han atrevido a dar títulos a los niños, por ejemplo, Tagore los llamó ‘artistas del juego’, el poeta Kenneth Koch los consideró sus colegas, porque el mundo les sorprende y hay pensadores que aseguran que los niños son filósofos, porque se asombran de todo y frecuentemente están haciendo preguntas. Además, perciben el mundo con la curiosidad de un científico y siempre quieren saber cómo funciona la naturaleza”, refirió.

“Sin la niña que hay en mí no habría sido capaz de escribir Mi amiga telepática, que hoy me tiene aquí, recibiendo el premio que lleva el nombre de un escritor insigne de Campeche. Él, Juan de la Cabada, tuvo que recurrir a las historias de brujas y duendes que acompañaron su infancia para volverse un maestro del cuento”, agregó.

En la ceremonia estuvieron la coordinadora nacional de Literatura, Karen Villeda; el director del Instituto de Cultura y Artes del Estado de Campeche, Esteban Hinojosa; Guadalupe Herrera como maestra de ceremonias; la directora de Bibliotecas y Literatura del Instituto de Cultura y Artes del Estado de Campeche, Guadalupe A. Chan López.

Al tomar la palabra, Esteban Hinojosa enfatizó sobre la importancia de la lectura para el público infantil y subrayó el compromiso que tiene este certamen para que las niñas y los niños sigan teniendo libros de calidad anualmente. También reconoció a la ganadora de esta edición del premio por el “esfuerzo gigantesco que implica escribir un libro dirigido a este sector poblacional”. Además, invitó a los padres de familia a incentivar el hábito de la lectura en sus hijas e hijos desde temprana edad.

Agregó que este galardón es una muestra de que en nuestro país se toma muy en cuenta la labor de las personas escritoras y que, “además del estímulo económico, que es muy importante, un premio como este es un voto de confianza que te da el pueblo de México; es como si este pueblo te dijera que tu labor es importante, que tu trabajo vale la pena y que sigas dedicando tu esfuerzo, imaginación y talento a la creación de textos pensados para que las niñas y los niños los lean”.

Por su parte, Guadalupe A. Chan López dio lectura al acta deliberativa del jurado —conformado por Mónica B. Brozon, Adolfo Córdova Ortiz y Carlos Javier Farfán Gómez—, en la que se justifica su decisión y en la que se señala que esta obra fue merecedora del premio debido a la maestría de la autora, tanto para evocar una voz narrativa infantil muy verosímil, como para combinar elementos imaginativos y cotidianos, lo que da como resultado un relato de múltiples capas anecdóticas y emotivas.

“La autora despliega un abanico de temas complejos y profundos sin perder el sentido del humor y evitando los juicios de valor y lecciones morales propias del mundo adulto”, leyó.

Finalmente, Karen Villeda recordó los orígenes del premio, creado en 1977 con el objetivo de promover el interés creativo en el género cuentístico para la infancia y, al mismo tiempo, rendir homenaje al narrador y dramaturgo campechano que da nombre al galardón. También señaló que, con el paso del tiempo, este premio se ha convertido en un referente de la literatura para las infancias a nivel hispanoamericano.

“En la primera edición del premio estuvo el propio Juan de la Cabada y él mismo destacó que la creación de este certamen fue un paso trascendental para la literatura de nuestro país. También resaltó la importancia de rescatar el cuento mexicano y, sobre todo, escribir para las infancias”, rememoró.

Sobre la obra, comentó que en la historia el lector se adentra en la perspectiva de una niña, Paloma, la protagonista, quien va descubriendo su propio mundo, así como su encuentro con personajes y circunstancias.