Cultura

Los esclavos de Jamaica y su aporte sustancia a la Revolución Industrial

La innovación como el "proceso de Cort" en honor al financiero inglés, en realidad es de los esclavos y permitió convertir la chatarra y el hierro de mala calidad en hierro forjado a escala industrial

Industria metalúrgica en el siglo XVIII.

Industria metalúrgica en el siglo XVIII.

UCL

Una innovación clave de la revolución industrial, atribuida al inglés Henry Cort, fue de hecho inventada en Jamaica por metalúrgicos negros, la mayoría de los cuales estaban esclavizados.

La innovación, ampliamente conocida como el "proceso de Cort" en honor al financiero inglés convertido en maestro del hierro que se atribuyó el mérito, permitió convertir la chatarra y el hierro de mala calidad en hierro forjado a escala industrial.

Las ganancias de la innovación ayudaron a transformar a Gran Bretaña en una potencia económica mundial, lo que permitió a las industrias británicas fabricar y exportar de todo, desde ferrocarriles de hierro, barcos de hierro y motores de hierro hasta puentes colgantes de hierro y fábricas de hierro. El método y sus derivados incluso se utilizaron para construir "palacios de hierro": estructuras famosas como Crystal Palace, Kew Gardens y los arcos en la estación internacional de St Pancras, en Londres.

La innovación fue patentada por Cort entre 1783 y 1784, pero en un nuevo artículo en la revista History and Technology, la dtcora Jenny Bulstrode, del UCL (University College London) muestra cómo se usaba en una importante fábrica de hierro en Jamaica dirigida por metalúrgicos negros varios años antes de la patente de Cort. Muchos de estos trabajadores metalúrgicos eran personas esclavizadas traficadas desde África Occidental y África Central Occidental, hogar de algunas de las civilizaciones de trabajadores del hierro más importantes de la historia mundial.

El propietario de la fábrica de hierro de Jamaica, un esclavista blanco llamado John Reeder, se describió a sí mismo como "bastante ignorante de ese negocio", pero cómo los metalúrgicos negros en su fundición eran "perfectos en todas las ramas de la fábrica de hierro" y, a través de su habilidad, podría convertir la chatarra y el metal de mala calidad en valioso hierro forjado.

Bulstrode dijo en un comunicado: "El mito de Henry Cort necesita ser revisado. El llamado proceso de Cort, una de las innovaciones más importantes en la creación del mundo moderno, fue desarrollado por metalúrgicos negros altamente calificados, la mayoría de los cuales estaban esclavizados, para sus propios fines. El reconocimiento de la deuda que la revolución industrial británica tiene con la innovación negra está muy retrasado".

La innovación combinó dos técnicas: empaquetar chatarra y calentarla en un horno que mantenía el metal separado de la fuente de calor; y el uso de rodillos ranurados, que normalmente solo se encuentran en los ingenios azucareros, en lugar de los rodillos lisos que se utilizan convencionalmente en la producción europea de hierro. Atado, calentado y apretado a través de los rodillos de esta manera, el hierro se sometió a una especie de alquimia mecánica que lo transformó de chatarra sin valor en metal valioso. En 1781, la fundición de hierro de Jamaica obtenía beneficios de 4.000 libras esterlinas al año (equivalente a un ingreso anual relativo de 7,4 millones de libras esterlinas en 2020).

Mientras que la siderurgia jamaicana obtenía beneficios anuales espectaculares, Henry Cort se enfrentaba a la quiebra. Financiero desde los 16 años, Cort se hizo cargo de la fundición de hierro de Portsmouth de uno de sus clientes en 1775 y desembolsó sumas sustanciales para asegurar un contrato para suministrar la fundición de hierro de la Royal Navy. Tenía la esperanza de obtener una ganancia fácil, pero pronto descubrió que había contratado cambiar la chatarra vieja de la Marina por nueva, sin forma de trabajar el metal viejo y oxidado sin tener una pérdida.

Usando registros de envío y periódicos viejos, la investigación de Bulstrode rastrea cómo Henry Cort se enteró de las obras de hierro jamaicanas de un primo visitante, un capitán de barco de las Indias Occidentales que transportaba regularmente "premios" (buques, carga y equipo incautados a través de la acción militar) de Jamaica a Inglaterra.

En 1782, solo unos meses después de que Cort se enterara de la lucrativa fundición de Jamaica, el gobierno británico colocó a Jamaica bajo la ley militar y ordenó que se destruyeran las obras de hierro. La razón dada en público fue para evitar que cayera en manos de una potencia rival como Francia, España u Holanda. En privado, el gobernador militar expresó su , podrían derrocar el dopreocupación de que si los jamaicanos negros pudieran convertir la chatarra en cañonesminio colonial británico.

La fundición fue arrasada hasta los cimientos y la maquinaria y el equipo de la fábrica se embalaron en barcos y se transportaron a Portsmouth, donde Henry Cort patentó la innovación.

Cinco años más tarde, se descubrió que Cort había malversado *39,676 de los salarios de la Marina. En respuesta, el gobierno británico confiscó las patentes y las hizo públicas, lo que permitió la aceptación generalizada de la innovación entre las empresas siderúrgicas británicas.