Escenario

‘Los Guerreros’: Está todo allá afuera, solo hay que buscar la forma de conseguirlo

CORTE Y QUEDA CLASSICS. La película de Walter Hill regresará en los siguientes días a la pantalla grande en la Cineteca Nacional, motivo por el cual revisitamos este clásico del cine sobre pandillas

cine

Fotograma de 'Los Guerreros'.

Fotograma de 'Los Guerreros'.

ESPECIAL

A finales de la década de 1970, Walter Hill ya se había ganado una reputación de un cineasta con una mano ágil para la acción pero nada había anticipado lo que crearía al adaptar a la actualidad, una antigua batalla ocurrida en el año 401 A.C. al norte de Babilonia, la batalla de Cunaxa, donde el ejército griego, tras vencer al persa, se vio sin la presencia de su líder, que había sido asesinado, acordando una tregua con el rey persa para retirarse, fuero traicionados por éste y obligados a recorrer 1.500 kilómetros de territorio hostil para regresar a su hogar, siempre acechados por los aliados de la corona. Tal es el origen de la novela Los Guerreros de Sol Yurick y que sería adaptada por el californiano al cine.

La película narra cómo después del asesinato de Cyrus, líder de Gramercy Riffs, quien buscaba unificar a todas las pandillas para dominar las calles de Nueva York, el grupo denominado Los Guerreros es culpado por Luther, líder de The Rogues, de haber cometido el crimen, perpetrado por él mismo. A más de 35 kilómetros de casa, deberán regresar acechados por todas las pandillas de la zona, quienes buscan venganza.

Lee también

‘Los Paraguas de Cherburgo’: Ese experimento con actuaciones vocales que nos sigue robando el corazón

Osvaldo Escalante
Fotograma de ‘Los Paraguas de Cherburgo’.

Los Guerreros es una película sobre la voluntad y la determinación, la novela se orienta más a la cuestión de cómo todos los miembros forman parte de familias disfuncionales y crean a su vez una más, mientras hace un retrato de la situación socioeconómica norteamericana de mediados de la década de 1960, pero en manos de David Shaber y Walter Hill, la historia se transforma en algo más cercano al relato histórico, convirtiéndose en un relato épico, donde vemos cómo un grupo a pesar de ser sobrepasados en números, nunca frenan su regreso a casa, a pesar de las trampas y pérdidas en el camino.

La película cuenta con la extraordinaria fotografía de Andrew Laszlo, quien tiene la complicada tarea de filmar de noche con excepción del cierre, como una larga noche oscura donde sólo la llegada al mar traerá la luz del día y la esperanza a los protagonistas. El equipo de edición estuvo conformado por David Holden, Freeman Davies Jr., Billy Weber y Susan E. Morse, quienes dotan de un gran ritmo el trabajo, usando sobre todo los barridos para la sensación de acciones casi simultáneas. La música es de Barry De Vorzon, quien crea un score con un enfoque de rock and roll y sintetizadores, siendo el pionero de su tipo en el cine norteamericano, destacando la canción escribe junto a Joe Walsh, de The Eagles, “In the city”.

Lee también

‘Alien’: La película que se oculta entre las sombras del terror clásico

Rivai Chávez
Fotograma de 'Alien: El octavo pasajero'

La cinta es protagonizada por Michael Beck (Swan, quien toma el liderazgo de la pandilla), James Remar, Deborah Van Valkenburgh, Marcelino Sánchez, David Harris, Tom McKitterick, Brian Tyler, Dorsey Wright, Terry Michos, como el grupo que intenta regresar a casa, el villano es interpretado por David Patrick Kelly, quien además improvisó una de las secuencias icónicas de la cinta, aquella donde, con las botellas de vidrio chocando una con otra, llama a “Los Guerreros” a jugar con él y sus amigos. Hay que destacar a Lynne Thigpen, quien da vida a la conductora de radio, cuyas intervenciones van avisando a las demás agrupaciones la ubicación del grupo, de quien sólo vemos sus labios y que es como un coro griego para la historia, la influencia de este personaje llega a nuestros días, como lo atestigua “John Wick. Baba Yaga”.

Todas las pandillas a las que se enfrentan tienen algún rasgo distintivo, siendo quizá la más recordada “The Baseball Furies”, a quienes enfrentan en un parque donde los árboles tienen lámparas en las ramas, un grupo que se caracteriza por el uso de uniformes de baseball, maquillaje en el rostro, y el uso de bates como espadas modernas. La secuencia es memorable en todo sentido, es brutal, es estilizada, es fascinante. Otro grupo a destacar son “Las Lizzies”, un grupo conformado por puras mujeres, quienes les seducen como sirenas futuristas con la promesa de sexo, para eliminarles ellas mismas y ser vencidas y dejadas atrás.

Lee también

‘Buenos muchachos’: “Desde que tengo uso de razón siempre quise ser un gángster”

AJ Navarro
Fotograma de 'Buenos muchachos'.

Los Guerreros estrenó el 9 de febrero de 1979, casi de noche, sin funciones previas, condenada al olvido, pero el público que llegó atraído por los avances mostrados pronto le dio la mejor campaña puede darse a una cinta, el boca en boca hizo la gente fuera a las salas, aún cuando comenzaron a suscitarse problemas durante las proyecciones, cuando se encontraban en la sala pandillas rivales que comenzaban peleas en ellas. En México la cinta llegó en noviembre de 1979, encontrando un éxito inmediato sobre todo en las colonias populares donde los adolescentes se identificaron inmediatamente con los protagonistas y las situaciones que vivían, aunque en lugar de encarnizadas batallas con bandas rivales, era la policía quien se encargaba de perseguirlos.

Años después el director haría una nueva edición, agregando un prólogo que hace referencia a la batalla de Cunaxa, agregando algunos efectos que hacen ver algunos momentos más cómo un cómic y un breve cambio del cierre. Esta versión es la que podemos ver ahora en bluray ya que la versión de cine no se lanzó en ese formato.

‘Los Guerreros’: Está todo allá afuera, solo hay que buscar la forma de conseguirlo Video

Si bien durante su producción se pensaba se estaba realizando otra cinta de pandillas, “Los Guerreros” pronto demostraron ser algo más que eso, con su estética de cómic, con sus intenciones, con la emoción provoca, la influencia de la cinta es palpable y su trascendencia también, es por eso que se exhibirá en la Cineteca Nacional de México, como un recordatorio de la grandeza que emana.