Mundo

Cifra de muertos por devastador terremoto en Marruecos sube a 1,037

El sismo, de magnitud 7, sacudió la región septentrional de Marrakech. Se reportan más de 1200 heridos, 721 de ellos graves. Comunidad internacional muestra su apoyo

tragedia

Varios hombres caminas por las calles de Amizmiz, situada a unos 30 kilómetros del epicentro del terremoto

Varios hombres caminas por las calles de Amizmiz, situada a unos 30 kilómetros del epicentro del terremoto

EFE

El terremoto, de magnitud 7, que sacudió la noche de este viernes la región septentrional marroquí de Marrakech, sigue arrojando cifras alarmantes y despertando la preocupación internacional. El número de muertos alcanzó la cifra de 1,037, en el balance dado hasta las 13:00 hora local, lo mismo que los heridos, que se contabilizaron en 1,204, 721 de ellos graves.

Según los últimos datos difundidos este sábado por el Ministerio del Interior marroquí, se registraron víctimas en una decena de provincias: Al Haouz, —al sur de Marrakech y cercana al epicentro—, con 542 fallecidos, seguida de Taroudant (321 víctimas mortales), Chichaoua (103 fallecidos), Ouarzazate (38), Marrakech (13), Azilal (11), Agadir (5), Casablanca (3), Al Youssufia (1) y en Tinguir (1).

El terremoto se produjo a las 23:11, hora local, a 8 kilómetros de profundidad. Tuvo su epicentro en la localidad de Ighil, situada 63 kilómetros al suroeste de la ciudad de Marrakech.

Testigos relatan el terror

Vecinos de Marrakech explicaron a EFE el miedo durante el temblor, que duró varios minutos y dejó dañados edificios y mezquitas de la medina (ciudad antigua).

Khalid, residente en la medina, indicó que el minarete de la mezquita de Bab Ailan cayó al suelo a causa del temblor y también resultó dañada la entrada del templo. Otra vecina de Marrakech explicó que tras el temblor, la mítica plaza de Jma El Fnaa se llenó de gente para ponerse a salvo de posibles réplicas y que las autoridades no dejaban a los ciudadanos caminar por las calles estrechas de la ciudad antigua.

Otros testigos indicaron que el terremoto se sintió en localidades norteñas como Larache, a 550 kilómetros del epicentro, así como en Casablanca y Rabat, a 300 y 370 kilómetros, respectivamente, donde sus habitantes salieron a las calles en prevención de réplicas.

{"type":"Twitter","url":"https://twitter.com/LaCronicaDeHoy/status/1700288070292066786?s=20"}

Solidaridad internacional

Mandatarios y gobiernos de diferentes partes del mundo han ofrecido ayuda a Marruecos tras el devastador terremoto.

La totalidad de los mensajes han llegado al Gobierno de Marruecos en forma de telegrama y se han dado a conocer a través de la red social X.

Los máximos representantes de la Unión Europea (Comisión, Consejo y Parlamento) expresaron su solidaridad y ofrecieron ayuda. El comisario de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, aseguró que la Unión Europea “está preparada para proporcionar cualquier asistencia necesaria si se le solicita”. Líderes europeos como el Rey de España, Pedro Sánchez, Olaf Scholz, Giorgia Meloni, y Emmanuel Macron expresaron sus condolencias.

En España, se activó el Comité Estatal de Apoyo Internacional de Protección Civil, y se coordinó con la Unidad Militar de Emergencias (UME) y la Comunidad de Madrid para posible despliegue en el país vecino.

El presidente de EU, Joe Biden, ofreció ayuda a Marruecos; mientras el líder de Rusia, Vladímir Putin, expresó sus condolencias y su apoyo al rey Mohamed VI de Marruecos por las trágicas consecuencias del terremoto.

Desde Oriente Medio, varios países árabes se solidarizaron con Marruecos y han ofrecido ayuda a autoridades y afectados.

Así, de acuerdo con la agencia de noticias oficial emiratí WAM, el presidente de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed, ha ordenado “el establecimiento de un puente aéreo para transportar ayuda urgente” a Marruecos.

Lee también

Sismo de 6.1 grados sacude a Bogotá y parte de Colombia

Alan Rodríguez / agencias
El temblor ocurrió en los límites entre Cundinamarca y Meta

El ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, ha dicho que están en contacto con las autoridades marroquíes para “proporcionar toda la ayuda que necesiten”. Otros países como Egipto, Arabia Saudí y Catar también se solidarizaron con el país africano.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado que en estos días difíciles estarán con todas sus capacidades junto a sus “hermanos marroquíes”.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha asegurado que "el pueblo de Israel apoya a sus amigos de Marruecos" y ha dado instrucciones a todos los organismos y fuerzas gubernamentales para que proporcionen toda asistencia necesaria al pueblo marroquí

Respuesta nacional y desafíos humanitarios

El gobierno marroquí ha movilizado rápidamente sus recursos para abordar la crisis. Se establecieron centros de emergencia en las zonas afectadas para proporcionar atención médica y refugio a los damnificados. El ejército marroquí también ha desplegado unidades de búsqueda y rescate en las áreas más afectadas.

Sin embargo, las tareas de rescate se han visto obstaculizadas por la magnitud del desastre y la destrucción generalizada. Los equipos de rescate luchan contra el tiempo para encontrar a supervivientes atrapados bajo los escombros. La falta de acceso a algunas áreas remotas ha complicado aún más la respuesta humanitaria.

La comunidad internacional ha desplegado equipos de rescate y suministros médicos para apoyar los esfuerzos nacionales. Hospitales de campaña y unidades de tratamiento médico móviles han sido enviados para atender a los heridos y proporcionar atención médica urgente.

Apoyo ciudadano

Además de los gobiernos y las organizaciones internacionales, ciudadanos de todo el mundo han expresado su solidaridad con Marruecos. En las redes sociales, se han difundido mensajes de apoyo y condolencias, junto con llamados a la donación para ayudar a las víctimas del terremoto.

Organizaciones humanitarias locales e internacionales lanzaron campañas de recaudación de fondos para proporcionar ayuda a las comunidades afectadas. La respuesta solidaria de la sociedad civil ha sido conmovedora, con voluntarios locales trabajando incansablemente para brindar apoyo y consuelo a los afectados.

A medida que las operaciones de rescate continúan, Marruecos se enfrenta a desafíos a largo plazo en términos de reconstrucción y recuperación. Se estima que miles de personas han perdido sus hogares y pertenencias en el terremoto, lo que requerirá esfuerzos significativos de reconstrucción.

La infraestructura dañada, incluidas carreteras, puentes y edificios públicos, también deberá ser reparada o reconstruida. El gobierno marroquí, con el apoyo de la comunidad internacional, deberá coordinar una respuesta integral para abordar estos desafíos y ayudar a las comunidades a recuperarse.