Escenario

‘Poltergeist’: Mirar debajo de la cama no aleja el peligro

CORTE Y QUEDA CLASSICS. La película de Tobe Hooper se estrenó en 1982 convirtiéndose en un clásico del cine de terror

cine

Fotograma de 'Poltergeist'.

Fotograma de 'Poltergeist'.

ESPECIAL

El cine de terror tiene sus clásicos indiscutibles y, uno de ellos, es Juegos diabólicos (Poltergeist), cinta que vería la luz en 1982 y que consolidaría el nombre de Tobe Hooper como una de las leyendas del cine de género y que, también confirmaría la mirada creativa y productiva de Steven Spielberg. Y más allá del impacto visual y de temas, la película tendría su propia leyenda negra, comenzando por las dudas en los créditos de la misma y una supuesta maldición que afectó a sus protagonistas.

La familia Freeling acaba de mudarse a una casa en los suburbios, en Cuesta Verde, California, cuando una serie de extraños fenómenos comienzan a ocurrir, es claro que un elemento sobrenatural se encuentra en el hogar, éstos giran alrededor de su hija Carol Anne, quién es particularmente atemorizada por los mismos. Cuando ella es secuestrada y llevada a otra dimensión, sólo la ayuda de una médium les permitirá recuperarla, no sin antes enfrentar a fuerzas espectrales.

Poltergeist (usemos su nombre original) es una cinta de una atmósfera increíble, la forma en que se va desarrollando lo que vemos en pantalla, permite que el espectador vaya entrando en el terreno propicio para que la locura se apodere poco a poco de él. Desde sus primeras imágenes, cuando vemos a Carol Anne frente a la estática televisiva diciendo esa línea que se volvería clásica de “they’re here”, pasando por el ataque del payaso y el final con los esqueletos surgiendo de la tierra, todo está creado para que nadie pueda quedar inmune.

Lee también

Muere a los 96 años James Karen, actor de Poltergeist

Notimex
‘Poltergeist’: Mirar debajo de la cama no aleja el peligro

La cinta es protagonizada por Craig T. Nelson y JoBeth Williams como las cabezas de familia, seguidos por Dominique Dunne y Oliver Robins como sus hijos, destacando Heather O'Rourke que da vida a Carol Anne. Zelda Rubinstein da vida a la médium que les ayudará a recuperar a su hija.

Poltergeist tiene en su crédito de director a Hooper y como productor y coguionista a Spielberg, pero desde su estreno han existido serias dudas sobre la responsabilidad real de cada uno de ellos. Siempre se ha dicho que Spielberg estaba impedido por contrato de filmar otra película mientras no concluyera E.T. El Extraterrestre por lo que, interesado en esta cinta, tomó la producción y contrató a Hooper para llevarle a cabo, pero que en realidad lo usó de fachada, ya que sería él quien se encargaría de darle forma y vida a la cinta.

Para acentuar el debate de créditos, hay actores que afirman que Spielberg fue el director, ajustando cualquier cosa Hooper decía en set y tomando las decisiones creativas finales antes de comenzar a rodar, pero también hay otros que afirman todo estuvo siempre bajo control de Tobe. Hay técnicos que afirman que fue Steven y que el otro era un títere en el estudio. Hay diversos ensayos que muestran, analizando la cinta y estilo de dirección, que la cinta tiene más de Spielberg. Para mucha gente es injusto para Hoope el debate y que cualquier suposición es falsa ya que hasta fue desmentido por Steven este rumor.

Lee también

Muere Tobe Hooper director de Poltergeist

Agencias
‘Poltergeist’: Mirar debajo de la cama no aleja el peligro

Otro de los aspectos polémicos es la llamada Maldición de Poltergeist, la cual señala que han ocurrido muertes relacionadas por la cinta, para algunos esto es producto de que se dice que, para ahorrar costos de producción, en la secuencia de la piscina donde surgen esqueletos, se usaron restos humanos reales al ser más baratos. Esta maldición llevó a la muerte primero a Dominique Dunne, asesinada por su exnovio pocos meses después del estreno de la cinta. Heather O'Rourke fallecería en 1988 por complicaciones de una estenosis congénita intestinal que padecía y que había sido diagnosticada, erróneamente, como enfermedad de Crohn.

Más allá de las polémicas, Poltergeist muestra una película que se puede interpretar de muchas formas, no sólo hace hincapié en la forma los constructores realizan actos ilícitos para obtener mayores ganancias, como lo señala la cinta al afirmar que la zona habitacional fue construida sobre un cementerio donde sólo se reubicaron las lápidas pero se dejaron los ataúdes; también habla de la forma las madres cuidan a sus hijos, pariéndoles de nuevo en cada situación de peligro que puedan afrontar; de la forma la naturaleza puede ser terrorífica sin igual.

Poltergeist es un clásico indiscutible, dio pie a dos secuelas, una serie de televisión y un remake en pleno auge del 3D que sorprendería por su factura y por lograr darle una buena revisión a la original. Sin duda dejó escenas en la mente de todos aquellos la han visto y, más de uno sabe que mirar debajo de la cama no aleja el peligro, sino que lo puede poner de espaldas a uno.